miércoles, 4 de marzo de 2009

Imagen de Oficina


Según una encuesta realizada por la compañía estadounidense Office Team, que coloca a personal administrativo en nuevos trabajos, el 80% de los individuos dice que el guardarropa de trabajo de una persona afecta sobremanera su imagen profesional.
Esto significa que es imperativo vestirse apropiadamente si se quiere que lo tomen en serio en el trabajo.
Pero saber qué es una vestimenta aceptable no es fácil en los trabajos de hoy en día.
Los códigos de vestimenta profesional-casual varían mucho entre compañías e incluso entre departamentos.
Sin embargo, lo siguiente casi nunca es aceptable en el trabajo: la ropa ajustada nunca es favorecedora y por lo general es demasiado provocativa, pero la ropa demasiado grande puede hacer que se luzca desaliñado y poco profesional, ya sea hombre o mujer.
Por ejemplo, llevar faldas muy cortas nunca ha sido una buena decisión profesional de las mujeres.
Éstas constituyen el centro de atracción entre los chicos y harán que se luzca más sexy que seria, por lo que las más recomendables son las que van por debajo de las rodillas.
Así mismo, hay que evitar los escotes exagerados, las telas demasiado reveladoras, así como el exceso de maquillaje, joyas, etc.
La oficina tampoco es un lugar apropiado para llevar zapatillas, jeans o modelos muy deportivos o demasiado informales.
En cuanto al calzado, son recomendables los zapatos con tacones medianos que permitan desarrollar el trabajo del día con suma comodidad.
Hay que recordar que los accesorios no pueden faltar. Los expertos en moda recomiendan inclinarse por los menos elaborados.
Los muy grotescos distraen la atención, además de ser inapropiados para estos ambientes. En cuanto al maquillaje debe ser ligero, para lo que se aconsejan los tonos neutros como el beige o crema y los ocre.
¿Y el hombre qué?. En cuanto al hombre se refiere, debe lucir impecable.
Camisas o trajes siempre bien planchados y a su medida y zapatos acordes al vestuario y siempre lustrados.
El largo del pantalón es muy importante.
Si se muestran las medias o las piernas demasiado, lo más probable es que tenga que escuchar bromas de mal gusto.
Lo ideal sería que lleve un pantalón cuyo largo termine en el borde de la suela del zapato, lo cual lo hará lucir más moderno y elegante.
Un buen corte de pelo, un rasurado perfecto y un toque de perfume, que no sea demasiado fuerte, completará su imagen.
En el trabajo siempre hay que proyectar una imagen elegante, pero conservadora, sobre todo si se trata de un hombre ejecutivo.
Opinión de la experta
De acuerdo con Airam Toribio, editora de la revista Pandora, el vestuario de oficina no tiene que ser aburrido. Por ejemplo, un cambio de color o de textura en un traje sastre puede hacer la diferencia.
Colores como crema, rosas, azules claros o grises, son tonalidades que incluso se pueden combinar entre sí.
En el caso de los chicos, la aptitud moderna en el guardarropa estará complementada en los colores y los estampados.
Las rayas asimétricas están muy de moda así como los cuadros.
Para los más arriesgados, las grandes firmas de moda proponen corbatas con diseños que logran aportar un toque mucho más moderno al armario laboral masculino.


Fuente:

El Caribe

4 de Marzo de 2009



No olvides visitar