martes, 20 de enero de 2009

Relax en casa


¿Quiere bajar el tono fiestero de Año Nuevo y relajar el ambiente en la casa? Algo muy sencillo es encender velas enriquecidas con aceites esenciales que desprendan un perfume relajante a lavanda, árbol de té, o geranio, para conseguir una atmósfera de bienestar y armonía. Luisa Arrieta, especialista en tratamiento de Unique, recomienda renovarse física y espiritualmente, combinando técnicas de belleza y terapias para contribuir a encontrar el equilibrio deseado.Durante el baño. Para un buen baño relajante, lo primero es disponer de media hora para desconectarse del mundo exterior por completo. Limpiar: Además del cuerpo, el rostro también puede beneficiarse de la ducha, convirtiendo el cuarto de baño en un sauna y usando el agua caliente para que se llene de vapor. También se puede aplicar una mascarilla según el tipo de piel. El vapor abrirá los poros dejando el cutis en las mejores condiciones de receptividad para todos los beneficios de cada producto. Exfoliar: La exfoliación es el paso previo para cualquier tratamiento. Esto permite que la piel luzca uniforme y con una extrema suavidad. Los productos con avena son ideales también como complemento de terapias dermatológicas y de prevención en casos de pieles hipersensibles. Estimular: La exfoliación en sí misma es bastante estimulante. Para completarla se deben eliminar los restos de producto con una ducha tonificante de agua bien caliente, terminando con un buen chorro de agua fría. Incluso se puede focalizar la presión de agua sobre las zonas con celulitis para movilizar las grasas. Hidratar: Tras la ducha, es preciso reponer la hidratación con una crema corporal revitalizante y humectante que forme una película protectora y le otorgue máxima suavidad a todo el cuerpo.Finalmente éste es también un momento ideal para reafirmar el cuerpo y perfumarlo, culminando de una forma perfecta esta refrescante experiencia.


Fuente:

Correo

20 de Enero de 2009



No olvides visitar