jueves, 26 de febrero de 2009

La flotación como terapía para reducir síntomas de origen nervioso


El tratamiento de flotar con agua saturada con sal o “terapia de la flotación” es una forma efectiva de reducir los síntomas de diversas patologías nerviosas como se ha demostrado en el estudio de investigación realizado por el académico Torsten Norlander en la Universidad de Karlstad (Suecia) Saforguia_26/02/2009



Este estudio de investigación demuestra como pacientes que sufren de patologías nerviosas como la depresión y la ansiedad notan una mejoría en sus síntomas tras tratarse con la terapia de la flotación durante un periodo inicial de 12 semanas. Pacientes, incluso, que sufren de fibromialgia sienten mejoría en sus síntomas al reducirse notablemente las dolencias oseo-articulares tan típicas en este tipo de enfermedades. Los pacientes que han sido tratados con la flotación han presentado problemas de salud durante más de 3 años e incluso varios de ellos han sido pronosticados con Fátiga Crónica. La mayoría de los pacientes tratados han sufrido de enfermedades de origen nervioso como estrés, depresión, ansiedad y agotamiento. El profesor Torsten Norlander comenta que: “Estos pacientes han probado infinidad de tratamientos con tal de resolver sus males. Son pacientes que tienen una necesidad urgente de buscar un método de relajación física y mental pero, a la misma vez, debido a la naturaleza misma de sus enfermedades nerviosas, tienen una dificultad añadida a la hora de adoptar cualquier técnica o terapia de relajación. Estos pacientes se encuentran en tal circulo vicioso que la mayoría de los métodos de relajación conocidos no funcionan.” ¿Qué es lo que ocurre cuando el paciente flota? La flotación es una terapia muy efectiva ya que, debido al estado de ingravidez y de ausencia de estímulos sensoriales, el paciente consigue un estado de relajación muy profundo a nivel físico y a nivel mental. El nivel de las hormonas que provoca el estrés decrece durante y después de la flotación mientras que la producción de prolactina, una hormona energetizante, se dispara en el cuerpo humano y es producida en cantidades importantes. Después de un periodo de tan sólo 7 semanas de tratamiento, el 22 por ciento de aquellos que flotaron se sienten libres de cualquier síntoma relacionado con la enfermedad nerviosa que padecían; un 56 por ciento han experimentado una notable mejoría. Con lo cual, deducimos que tras siete semanas de tratamiento con la terapia de la flotación, hasta un 78 por ciento de los participantes han notado una mejoría parcial o completa. En cuanto a los síntomas, esta investigación ha constatado que el 23 por ciento de los participantes han dormido mejor; un 31 por ciento han experimentado menos estrés en sus vidas; un 27 por ciento han sentido menos ansiedad y un 24 por ciento se han sentido menos deprimidos. Lo que los investigadores han constatado satisfactoriamente es que los efectos positivos de la flotación han perdurado en el tiempo hasta 4 meses después de acabar el tratamiento de la flotación. En esta investigación y con tal de demostrar que las mejorías se debían al tratamiento con la terapia de la flotación, los investigadores crearon un grupo de pacientes que no fue sometido a la terapia de la flotación. Además, dentro del grupo de participantes que eran tratados con la flotación, se hicieron dos subgrupos donde uno de estos dos subgrupos recibía apoyo y atención psicológica adicional a la terapia de la flotación durante 12 semanas mientras que el otro subgrupo sólo recibió ese apoyo psicológica durante 6 semanas. “Se podría pensar que es el aportar atención psicológica es lo que hace que los resultados sean tan positivos por eso tratamos a los dos subgrupos de manera diferente. Sin embargo, no se apreció diferencia alguna entre los dos subgrupos siendo los resultados muy positivos en ambos subgrupos. Por otra parte, en el grupo de pacientes que no fueron tratados con la terapia de la flotación, no se registró ninguna mejora circunstancial” comenta Sven-Åke Bood, enfermero y estudiante de doctorado en el departamento de psicología de la Universidad de Karlstad. El estrés es causado mayormente por la manera en qué nosotros nos preocupamos por hechos que ya han ocurrido en el pasado y por situaciones que pueden ocurrir en el futuro. Cuando un individuo consigue situarse en el “aquí” y en el “ahora”, la situación de estrés deja de existir y el cerebro puede descansar. Este estudio de investigación demuestra que la terapia de flotación nos transporta exitósamente al estado del “aquí” y del “ahora”. Dentro del flotario en un ambiente de ingravidez y privándote de estímulos sensoriales, el usuario se aisla del exterior anulando los señales nerviosas que normalmente llegan al cerebro. Aparte del descanso que se le dá a nuestro cerebro, a nivel físico los músculos se distienden y también relajan lo que implica una disminución de ciertas dolencias musculares como las oseo-articulares tan comunes en enfermedades como la fibromialgia y el Síndrome de Fatiga Crónica (SFC). Dentro de esta investigación, también se ha demostrados que son 12 las sesiones necesarias para conseguir resultados satisfactorios. El grupo que recibió 33 flotaciones tan sólo consiguió aliviar el dolor físico algo más y controlar sus niveles arteriales con más eficacia. Por lo visto, son doce las sesiones de flotación que se necesitan para notar una mejoría notable en los casos de ansiedad, depresión, agotamiento crónico y otras patologías de origen nervioso. De igual manera, otro estudio dentro de esta investigación demuestra que la flotación ayuda considerable a incrementar el beneficio de otras terapias que el paciente pueda recibir. Así, la flotación ayuda a conseguir mejores resultados al recibir terapia conversacional con un psicólogo. Esta investigación se ha venido desarrollando desde el año 2003 y ha sido patrocinada por el Ayuntamiento de Värmland (Suecia), por el Centro de Investigación Clínica Vetenskapsrådet, The Swedish Research Council /www.vr.se/” \t “_blank”, www.vr.se/) y por el Laboratorio del Funcionamiento Humano (Human Performance Laboratory).


Fuente:

Saforguia.com

26 de Febrero de 2009



No olvides visitar