martes, 21 de agosto de 2007

El bronceado de la piel encuentra su mejor aliado en la alimentación


Las frutas cítricas, las verduras amarillas y las nueces tienen antioxidantes
JEANETTE HERRERA
EL UNIVERSAL
Conseguir un bronceado bonito, duradero y que no cause daños a la piel no es sólo cuestión de tiempo de exposición al sol y cremas bronceadoras, la alimentación que se mantenga durante los días previos a las vacaciones también es fundamental a la hora de tener el tono de piel deseado.
Lesbia González, presidenta del Colegio de Nutricionistas y Dietistas de Venezuela, explica que incluir antioxidantes naturales en la alimentación es básico porque así se reducen los riesgos de estrés oxidativo de la piel, causante del envejecimiento prematuro.
Los antioxidantes naturales están presentes en los alimentos que contengan vitamina A (frutas y verduras amarillas como auyama, mango); vitamina C (frutas cítricas como la naranja y la parchita); selenio (germen de trigo, granola, nueces, cereales integrales); y zinc (presente en la levadura de cerveza, mariscos, ostras y moluscos). "Es bueno consumir estos alimentos unos siete a quince días antes de la estadía en la playa, pero no hay que excederse porque es contraproducente, por ejemplo, si comes mucha auyama terminas adquiriendo un color amarillento en la piel. Lo importante es mantener una nutrición balanceada", señala González.
Añade que los alimentos que incluyen cobre, como el chocolate, lo hongos y nueces, también cumplen la función de antioxidantes naturales.
La vitamina E también es beneficiosa para la piel porque la mantiene hidratada ante los efectos del sol. "Por supuesto que no se trata sólo de comer lo adecuado, sino de mantener los cuidados que aconsejan los dermatólogos como aplicarse cremas protectoras y no exponerse al sol después de las 9 de la mañana y antes de las 3 pm. También es bueno usar jabones humectantes", añade.
No hay que olvidar que mientras se esté expuesto al sol es necesario tomar mucho líquido "preferiblemente agua, porque los jugos naturales contienen azúcar y, por lo tanto, calorías. Es preferible comerse las frutas enteras porque preservan sus nutrientes naturales", explica la nutricionista.
Destaca González que al margen de buscar un bronceado de revista, cuando se está fuera de casa hay que estar muy atento a la higiene de los alimentos que se consumen en la calle y, aunque se esté de vacaciones, hay que mantener una dieta balanceada, que incluya alimentos de todos los grupos.


Fuente:

El Universal.com

21 de Agosto de 2007



No olvides visitar