domingo, 28 de septiembre de 2008

¿Cómo hacer para sostener la dieta?


De lunes a viernes, las actividades están organizadas y suele ser más fácil seguir un plan a rajatabla.
Pero el fin de semana propone relax y reuniones sociales que atentan contra la dieta. Atravesar el fin de semana con una dieta a cuestas es algo que, en general, les cuesta a todos porque suele ser el momneto en el que uno busca darse un gusto o un premio... pero hay que recordar que la comida no es la única manera de disfrutar. Por eso, la licenciada en nutrición Alicia Croccodice presente y nos acompaña con sus consejos para el fin de semana: ¡Que lindo es tener tiempo para nosotros! Los fines de semana son ideales para dedicarlos a lo que no podemos hacer los días hábiles. Los momentos compartidos con la familia y los amigos son gratificantes, pero ¡cuidado! Te aconsejo que te adelantes a las tentaciones para no sufrir tropiezos.Si estás satisfecho por haber cumplido correctamente tu plan nutricional, no te tomes libre todo el fin de semana, porque vas a frustrarte cuando te subas a la balanza. Alterar la organización de tu dieta y dejar de lado la actividad física diaria puede impedirte volver a la rutina semanal. El desorden alimentario se convertirá en un desvío para apartarte de tu objetivo. Es probable que te invadan los pensamientos conformistas, que pierdas las ganas de continuar adelgazando, que seas vos mismo el mayor obstáculo para alcanzar tu meta, que sientas la necesidad de aferrarte a los deleites momentáneos, anteponiendo el placer que te producen las comidas inadecuadas a los resultados que podrías obtener si tuvieras control en tus ingestas. Te aclaro que tener control en tus ingestas no significa que no puedas elegir algún alimento de tu agrado y disfrutarlo. Podés salirte de tu dieta, siempre que respetes las pautas para no excederte en la cantidad y la frecuencia de consumo de alimentos de alto aporte en grasas y azúcares simples que implique una alta densidad de calorías.Cuando comas algún alimento que no esté dentro de tu plan nutricional, no te tortures pensando que vas a aumentar de peso. Si lo consumís con control, eso no sucederá. Tu dieta no debe ser una penuria; tomala como un camino para lograr tu propósito.Si en tu mente sólo está el afán de bajar, si no te permitís un escape momentáneo, con una inteligente elección de la cantidad y la frecuencia de acuerdo con tu evolución, llegará el momento en que te vas a cansar, pues no se puede renunciar por mucho tiempo a todo lo que a uno le agrada.Como consecuencia de ello comerás desenfrenadamente. Tus pensamientos estarán fijos en el deseo de consumir lo que no te conviene y te harán apartar de tu meta de adelgazar en forma saludable y duradera. Por lo tanto, es útil que durante tu tratamiento tengas algunos permisos. Algunas ideas para llegar al lunes a la mañana sin que la balanza se ponga en rojo:- Si vas a ir a comer a la casa de algún amigo, lo ideal sería que lleves la vianda que te corresponda ese día del plan alimentario, pero si no querés hacerlo comé una colación previa como ser 1 licuado de leche con banana (1 vaso de leche descremada con 1 banana no madura), o 1 postrecito lácteo dietético o 1 sandwich de pan integral (sin tostar) con queso y tomate, eso hará que tu saciedad se prolongue y no llegues a “devorar".- No tomes alcohol, no te tientes con la picada y si lo hacés, comé una proción moderada.- Si vas a un restaurante, pedí una gaseosa light y apartá el pan y la manteca. Como entrada podés pedir una ensalada y después podés pedir carnes blancas o rojas magras a la parrilla, no en preparaciones ya que eso significaría agregar grasas a tu comida, con una ensalada multicolor con mucha hoja verde y el agregado de 1 papa hervida y fría en la ensalada. Como postre podés elegir 1 bocha de helado y eso no te significará apartarte demasiado del plan alimentario semanal y te permitirá sentir que estás siguiendo un plan flexible.- Si recibís gente en tu casa, siempre podés preparar carnes asadas a la parrilla. Tratá de seleccionar los cortes como asado extrayéndole la grasa externa antes de cocinar, o cerdo magro, vacío, entraña y servite una porción de carne magra no muy grande, con ensalada y de postre una ensalada de fruta sin azúcar. Los fines de semana podés consumir, de manera organizada y con control, algún alimento que te agrade. Vas a seguir bajando de peso si tomás el plan nutricional como un proceso y no como una obligación.


Fuente:

DERF

28 de Septiembre de 2008



No olvides visitar