martes, 11 de diciembre de 2007

La flexibilidad en el trabajo favorece estilos de vida saludables


Redacción / EPLa Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria (Camfic) advirtió hoy de las crisis emocionales por ausencias y por malas relaciones familiares durante las fiestas navideñas, así como de la relajación en las recomendaciones dietéticas habituales que dan lugar a secuelas físicas por los excesos en la comida, que ayudan a disparar las crisis hipertensivas, las anginas de pecho y los infartos.Camfic subrayó que el consumo desmesurado cada vez se acentúa más con las comidas de empresa, las compras anticipadas y las rebajas, cuando la tarjeta de crédito y la báscula "pasan factura".Aseguró que cada año se incrementan las consultas por descompensaciones metabólicas a raíz de los excesos de mesa. Así, las crisis hipertensivas, los comas en diabéticos, las crisis de gota, las anginas de pecho o los infartos suelen ser frecuentes en estas fechas.Camfic argumentó que se relajan las recomendaciones dietéticas habituales y las comidas están llenas de calorías, grasas y sal. El aumento de peso puede ser de cuatro o cinco kilos durante las Navidades, ya que a menudo las comidas acaban a las 6 de la tarde y son días en los que se realiza menos ejercicio físico.En la esfera emocional, las ausencias de familiares que han muerto y las malas relaciones con parientes agravan las crisis. Además, hay personas que viven en precariedad económica y gastan en exceso aunque tengan que pedir créditos que no saben cómo pagaran. Estos comportamientos suelen derivar en crisis de angustia e insomnio. Los más vulnerables son personas mayores que viven solas, familias monoparentales e inmigrantes.Por todo ello, la Camfic ha elaborado un catálogo con algunas recomendaciones para evitar malestares físicos y emocionales. Remarca que celebrar la Navidad no es una obligación y recomendó a personas que han perdido a seres queridos recientemente que, si precisan de apoyo emocional y farmacológico, consulten con el médico si sus síntomas empeoran.Moderar el consumo de alcohol y turrones, suprimir los aperitivos, intercalar verduras y hortalizas en los platos, así como servir raciones pequeñas son algunas de las recomendaciones para pasar unas Navidades saludables.Los médicos de familia subrayan que hay que continuar tomándose los fármacos prescritos por el médico e intentar mantener la actividad física todo el año. La palabra clave es "constancia".También apuestan por regalar bicicletas, material deportivo o una subscripción para realizar actividad física, para "regalar salud". Con el objetivo de evitar gastar demasiado, aconsejan planificar y controlar los gastos extra elaborando una lista, para evitar sorpresas como tener que pagar deudas y otras que derivan en malestares psíquicos.


Fuente:

Elmundo.es Salud

11 de Diciembre de 2007



No olvides visitar