lunes, 3 de diciembre de 2007

Ellos también se sacan las cejas


Sacarse las cejas ya no es un asunto de mujeres. La metrosexualidad ha hecho que el sexo fuerte profundice su mirada. Deportistas y artistas siguen la tendencia. Zulianos de todas las edades solicitan el servicio.
¡Vanidad! ¡Cuidado! ¡Imagen! —pero se puede mencionar otra palabra que en el vocabulario maracucho se conoce como mariq.... —es la explicación que el futbolista David Beckham o el boricua Ricky Martin darían al hecho depilarse las cejas.
Pero no hay que exagerar recomienda el estilista Manuel Caliccio: “Para que no se deforme la ceja lo que debe limpiarse es el entre cejo y los vellitos que se encuentran en el borde inferior”.
Este profesional de la belleza es tajante al decir: “Si se quita más de la cuenta la mirada se vuelve femenina y no es lo que se quiere”.
La técnica a emplear es a elección del cliente —sigue Caliccio— “Hay unos que aguantan la cera o la pinza, pero otros son más chillones que las mujeres y no dudan en escoger la hojilla”.
Una de las razones que Franklin Leal —también estilista— ofrece del por qué un hombre debe limpiarse las cejas “es porque tiene que darle más claridad al rostro y a la mirada”.
El hecho de que las cejas de los hombres tiendan a encresparse da otro motivo para realizar una limpieza; “porque el marco del rostro son las cejas. Pero se debe tenerse en cuenta que la depilación para cada cliente es personalizada, pues las configuración del rostro es distinta. Lo que nunca está permitido para ellos es una ceja fina”, dice Bety Loaiza, asesora de belleza.
Los modelos, cantantes, animadores, actores y deportistas son en su mayoría los que se apegaron desde hace tiempo a esta tendencia que dejó de ser femenina.
En esa gran lista se encuentran los reggaetoneros “Chino” y “Nacho” Don Omar y Daddy Yankee, el llanero Luis Silva, Enio (el vocalista de Tecupae), el mexicano Alejandro Fernández, el animador Osman Aray, el actor Yul Bülkely, entre muchísimos otros.
¿Dejará de ser una moda? los especialistas de bellezas están convencidos de que no. El hombre se empeña cada vez más en atraer el sexo opuesto, por eso en este siglo se vale de los tratamientos corporales, del ejercicio y de estilismos que van más allá del corte y secado de cabello.


Fuente:

Panorama.com.ve

2 de Diciembre de 2007



No olvides visitar