miércoles, 6 de febrero de 2008

Lo nuevo: Yoga para niños


Además de ejercicio, iniciarse en esta disciplina desde pequeños, brinda una mejor calidad de vida

Video: Yoga para niños
Cristina SalmerónEl UniversalLunes 04 de febrero de 2008
maria.salmeron@eluniversal.com.mx
Las actividades vespertinas infantiles suelen ser un recurso muy socorrido por los padres para despegar a los niños del televisor y para complementar su educación, sin embargo hay ocasiones en que dichas clases extraescolares son un verdadero martirio para ellos.
Una disciplina que combina ejercicios, concentración y que ha sido una exitosa herramienta que colabora con el aprendizaje de los pequeños es el yoga. Éste no sólo es benéfico para los adultos, pues entre más joven se inicie en esta técnica, mejor calidad de vida proporcionará.
¿Pero cómo hacer que dicha actividad pueda ser del interés de los niños? Luciana Rivero Nieto, instructora de yoga, comenzó dando clases a adultos, pero decidió incursionar con los más pequeños.
“El yoga está indicado para todos los niños y niñas. Su objetivo esencial es la búsqueda del equilibrio y de la armonía, y el control del sentido de la disciplina. Una excelente base para una vida alegre y saludable”, explica Luciana Rivero.
Al introducir al niño en la práctica del yoga se estimula su creatividad, imaginación y sensibilidad, además de que se hace consciente de su conexión con la naturaleza. Conforme va avanzando, desarrolla fuerza, equilibrio, flexibilidad, coordinación física y mental.
Leer, hacer música, imaginar, moverse, respirar, cantar, trabajar en grupo son algunas de las actividades de cada clase. “El yoga es una manera divertida de desarrollar su potencial creativo y su capacidad de resolver problemas y superar retos”, dijo la instructora.
La clase empieza con relajación, para crear una atmósfera de paz y saber que ya están desconectados del mundo exterior. “Soy feliz, soy feliz” es lo que repiten hacia dentro y hacia afuera para creerlo en verdad.
Minutos después, los pequeños se concentran y hablan con su “maestro” interior, esa conciencia que les dice si actúan de forma correcta o incorrecta, por ejemplo que no se peleen con sus hermanos, o que no les griten a sus papás, porque son actos de los que después se arrepentirán. Una vez tranquilos, comienzan con las posturas. Para la elaboración de éstas juegan a que son árboles, montañas, animales y tratan de imitar la forma de éstas.
Los brazos y piernas se estiran, se doblan, se equilibran. Con la realización de cada asana se llega a un logro y la autoestima sube. Al término de la clase, la instructora enseña una canción a los pequeños, que después le hacen segunda. Finalmente hacen unas respiraciones profundas para relajarse e irse en paz a casa.
Prueba los beneficios
Por ser una disciplina practicada usualmente por adultos, pero aplicada a niños, los métodos de enseñanza cambian. Para saber más sobre las particularidades del yoga infantil, la instructora, Luciana Rivero Nieto respondió algunas preguntas.
—¿Cuál es la diferencia entre el yoga para adultos y el que se da a niños?
Los niños no necesitan trabajar su sistema glandular porque el de ellos está perfecto. En el yoga para adultos hay algunas respiraciones que trabajan sobre esa zona, pero con los pequeños no es necesario.
La dinámica también cambia. No es una clase en la que se les vaya a forzar a hacer los ejercicios, más bien está enfocado a que se diviertan, que tengan la libertad de hacer lo que puedan.
Esta técnica tiene que ver con el sistema Montessori, porque cantan, juegan, y ellos deciden qué hacer; no se les forza a nada.
A diferencia de una clase con adultos, con los niños las posturas no duran mucho tiempo porque es pesado y les llega a aburrir; se trata de irlos estimulando. Al envolverlos en el yoga usamos muchos elementos como cuentos, colores, animales, preferencias de comida.
—¿Desde qué edad es recomendable llevarlos?
Se puede considerar que el yoga es un acercamiento de educación no formal dirigido a integrar al niño en sus aspectos emocional, cognitivo y creativo. Es una excelente opción para lograr la unión de juego y desarrollo físico y mental.
Las clases de yoga para niños en Shunia Yogalife se dan desde los tres o cuatro años y hasta los 10 o 12. Es conveniente que los mayores pasen a un grupo con adultos para reforzar la disciplina.
La clase se da por edades porque así es más divertido y dura una hora.
—¿Qué es lo que más les gusta a los niños del yoga?
Disfrutan enormemente de una sesión de yoga diseñada para ellos. Es muy relajado. No se convierte en una actividad donde prácticamente les obligan a ir y competir.
Nunca se pone en riesgo la autoestima del niño, no se le compromete, todo lo que hace es hasta donde él puede y quiere.
Primero se les habla de que todos tenemos dentro un “maestro interior” o el famoso Pepe Grillo. A través de esta dinámica, ellos aprenden a confiar en sí mismos y a tomar decisiones acertadas.
Algo importante que aprenden es a no juzgarse, a no estarse comparando todo el tiempo con los hermanos, con los amigos. Si dicen mentiras, los ponemos a reflexionar, pero les decimos que no es tan grave, que pueden dar una disculpa sincera y volver a comenzar.
—¿Qué otros beneficios da?
Este ejercicio siempre conlleva aspectos positivos, pero si se comienza desde pequeños van tomando conciencia de su cuerpo, a conocer y poder mover cada parte de él. Se fijan más en su respiración y en su alimentación; aprenden a permanecer en un estado de paz.
El yoga trabaja con los dos hemisferios del cerebro, así que el niño va a conectarlos por medio del canto y las meditaciones; aprende a fomentar esta unidad desde pequeño. Todo eso le dará confianza y reforzará su autoestima.
Los niños hiperactivos pueden sacar mucho provecho de estas clases, pues les ayuda a calmar esa ansiedad sin necesitar de ningún medicamento. Dentro de la disciplina hay muchos ejercicios que pueden tranquilizarlos y hacer que enfoquen su atención. A lo mejor en la primer clase, ese niño hiperactivo sólo logra estar concentrado 30 segundos, pero con el tiempo serán dos minutos, cinco, diez, media hora.
Shunia Yogalife, ubicado en Mariano Escobedo 543, quinto piso, colonia Rincón del Bosque. Para mayor información, llamar al 5545-2989 y 5545-1455 o visitar el sitio http://www.yoga-mexico.com/

Fuente:

El Universal

6 de Febrero de 2008



No olvides visitar