domingo, 3 de febrero de 2008

Trucos para tus pestañas



Una mirada penetrante puede ser el arma más potente de seducción y la magia de una mirada puede radicar en unas pestañas largas, densas y con un rizo perfecto. Dale alas a tus ojos con estos pequeños consejos para lucir aún más bella. Si eres de las que no se conforma con nada y tu afán por lucir siempre impecable te lleva de cabeza, no debes desviar tu atención de una parte muy escondida de tu belleza que, sin embargo, puede llegar a sugerirlo todo de ti. Hablamos de tus pestañas. Mimar esta delicada zona es fundamental no sólo por estética sino también porque las pestañas son una barrera de defensa para nuestros ojos contra agentes externos como el polvo, la suciedad o la contaminación.



El primer paso para cuidarlas es una limpieza a fondo. Desmaquillarse adecuadamente antes de dormir es básico para oxigenar la piel pero además es necesario para fortalecer las pestañas. Los restos de maquillaje las endurecen y con ello facilitan su rotura y caída. Si además las cepillamos diariamente, aunque no hayamos utilizado máscara para darles color, lucirán aún más sanas. Conviene realizar este simple ejercicio siempre de abajo a arriba y desde la raíz a los extremos. Remedios naturales Las pestañas, al igual que el cabello, pueden caerse debido a una mala alimentación o a la carencia de ciertas vitaminas. Así como existen tratamientos específicos para el cuero cabelludo, en tu farmacia o centro de belleza habitual, te pueden aconsejar sobre qué aplicaciones dar a tus pestañas para fortalecerlas. Desde geles que favorecen su crecimiento a cremas hechas a base de queratina y aceite de ricino que les aportan elasticidad y resistencia. Con lo que parece aumentar igualmente su volumen. Por último, antes de pasar a los cosméticos, puedes y debes, aplicarte un rizador de pestañas que marcará de forma natural una bonita curva en tu mirada y si tienes unos ojos pequeños o rasgados, hará que parezcan más grandes. El toque final: La cosmética Con unas pestañas limpias, fuertes y sanas, es el momento de ponerle la guinda al pastel. Un toque de maquillaje que termine de asegurarnos una mirada arrebatadora. Al igual que en el rostro, antes de la máscara de color conviene aplicar una base de máscara para pestañas que tiene un efecto múltiple: separa el pelo, da volumen, marca el rizo y previene la formación de grumos que a veces se da al aplicar el color. Tras esta base ya estamos en condiciones de aplicar una máscara de pestañas o rimel. Existen hoy en día numerosas marcas y tipos de máscara. Los colores también son variados – verdes, azules o incluso transparentes- y la elección dependerá también de tu color de ojo, aunque el color negro nunca falla, siempre potencia la mirada y combina con todo. Lo verdaderamente importante es acertar con la elección del cepillo extensor del maquillaje. Es en él donde radica el verdadero secreto de una buena máscara. Curvados, planos, en dos pasos... Déjate aconsejar por tu asesor sobre qué cepillo conviene más a tu tipo de pestañas. Y no olvides al aplicar el rimel, que el exceso de producto en el cepillo puede emborronar la mirada, dejar grumos o convertir tus pestañas en un bloque rígido sin ningún atractivo. Un simple pañuelo de papel puede servirte para retirar esos excesos del cepillo. Si además eres de las que se maquilla a diario y necesitas ganarle tiempo al tiempo, hoy en día existen tintes y permanentes de pestañas que se mantienen entre dos y tres meses y que funcionan estupendamente. Consulta precios y técnicas en tu centro de belleza de confianza y quedarás fascinada con los resultados. Toma nota... -Mimar esta delicada zona es fundamental no sólo por estética sino también porque las pestañas son una barrera de defensa para nuestros ojos contra agentes externos como el polvo, la suciedad o la contaminación. -Las pestañas, al igual que el cabello, pueden caerse debido a una mala alimentación o a la carencia de ciertas vitaminas. -Al igual que en el rostro, antes de la máscara de color conviene aplicar una base de máscara para pestañas que tiene un efecto múltiple: separa el pelo, da volumen, marca el rizo y previene la formación de grumos que a veces se da al aplicar el color.

Fuente:

La Voz

1 de Febrero de 2008



No olvides visitar