lunes, 18 de febrero de 2008

Manos de hada


Después de la cara, las manos son la otra carta de presentación. No hay que olvidarse de ellas ni descuidar su estado por falta de tiempo o ganas. Y el dinero no es una excusa para prestarles los cuidados que necesitan y merecen.
FABIANA JUÁREZ
Hay "fórmulas" casera para que las manos y uñas luzcan espléndidas.

Manicura spa en casa: En primer lugar, sumergir las manos en agua tibia con un jabón suave que contenga extractos de aceite de oliva o de almendras. También se puede añadir al agua unas gotitas de aceite esencial de lavanda, muy relajante. Después, secarlas suavemente empujando hacia atrás las cutículas. Envolver las manos en una toalla mojada con agua caliente hasta que se enfríe. Por último, retirar las cutículas con un hisopo húmedo.


Masaje relajante: Para liberar estrés se puede poner en práctica este masaje: Cuando se aplica crema de manos, realizar un masaje desde la punta de los dedos hasta la muñeca. Siempre con movimientos circulares y muy suavemente. Si se quiere aumentar la sensación de relajación, utilizar un aceite de almendras después de la crema.


Exfoliación casera: Agregarle a lu loción corporal una cucharada sopera de azúcar y masajear con esta mezcla las manos hasta que se disuelvan los granos de azúcar. Luego enjuagar con agua tibia. Otra opción es mezclar dos cucharadas de azúcar con un poquito de jugo de limón, extender la mezcla en toda la mano a modo de mascarilla y dejarla actuar durante 15 minutos. Luego enjuagar con agua tibia.


Mascarilla hidratante: Tras la exfoliación, conviene aplicar una mascarilla para hidratar en profundidad las manos. Se puede utilizar una crema de uso nocturno (más untosa que la de día), y aplicar una generosa capa a modo de mascarilla. Para obtener mejores resultados, cubrir las manos con unos guantes de algodón y dormir toda la noche con ellos.


Uñas fortalecidas: Existen muchos productos para fortalecer las uñas y estimular su crecimiento pero, si se prefiere un remedio natural: mezclar dos cucharadas de aceite de oliva y un poquito de salvia. Calentar en baño María esta mezcla durante 5 minutos y dejarla reposar un rato. Sumergir las uñas durante 15 minutos. Hacerlo una vez al mes como mínimo.


Secado rápido: Aunque en el mercado hay una gran variedad de productos de uñas de secado rápido, puede que el esmalte que se tenga sea aún de los tradicionales. Si se quiere acelerar el proceso de secado, hay dos opciones: un minuto después de haber aplicado el color (no antes) meter las manos en el freezer durante unos segundos. La otra alternativa es pasarlas por un chorro de agua fría, casi helada.


Esmalte en condiciones: La vida de los esmaltes de uñas puede alargarse. Una solución es ponerlo en la heladera para conservarlo mejor. También hay que tener la precaución de que no entre aire en el frasco, por lo que el envase debe mantenerse abierto el menor tiempo posible. En caso de que el esmalte se haya secado, probar con meterlo en una cacerola con agua hirviendo durante unos minutos.


Fuente:

Diario de Cuyo

18 de Febrero de 2008



No te olvides visitar