viernes, 18 de julio de 2008

El yoga en el mundo occidental


El lugar idóneo para practicar yoga según palabras de Puig "es un espacio recogido con una temperatura tibia y un ambiente silencioso en el que no existan elementos que distraigan a la persona que lo realiza".
La sociedad actual obliga a los ciudadanos a vivir rodeados de tareas, responsabilidades y compromisos que dejan su huella a través del ya habitual estrés. Liberarse de las tensiones, y las preocupaciones es el principal objetivo de actividades relajantes como el yoga. Para ello la Universidad de Verano Bancaja de Guardmar pone a disposición de los alumnos el taller: "Control del stress a través del yoga" donde se acercan a esta técnica que combina los ejercicios físicos con la relajación mental.María Puig es la encargada de guiar al alumnado hacia esta filosofía milenaria procedente de la India, El Yoga, que ha ido evolucionando con el paso del tiempo hasta adaptarse a nuestro modo de vida. A través de ejercicios de estiramiento y de respiración los participantes del curso están aprendiendo a controlar su cuerpo y su mente. El taller suministra las claves para encontrar el equilibrio físico y emocional, así como canalizar la energía. La práctica del yoga ayuda a los jóvenes en el tránsito hacia la madurez, ayuda a relajarse en épocas de gran tensión e incluso a solucionar problemas de salud como los dolores cervicales o dolores de cabeza. No son necesarias habilidades especiales, puesto que se trata de un ejercicio de concentración, por lo que cada alumno puede adaptar las actividades a sus posibilidades físicas. Cualquier persona puede practicar yoga sentado en una silla. Lo esencial es que cada uno mejore su equilibrio mental estableciendo unos límites propios. En este sentido, la profesora asegura que el yoga supone un recurso excelente para que los jóvenes encuentren el equilibrio físico y emocional.El lugar idóneo para practicar yoga según palabras de Puig "es un espacio recogido con una temperatura tibia y un ambiente silencioso en el que no existan elementos que distraigan a la persona que lo realiza".María Puig inició su relación con el yoga a los siete años. Desde el año 1993 se dedica íntegramente a impartir clases de yoga, tai chi y taiko. Actualmente, y en colaboración con algunas ONG, Puig se encuentra inmersa en un proyecto solidario relacionado con el yoga para la recaudación de fondos con destino a India y África.


Fuente:

Torrevieja.com

18 de Julio de 2008



No olvides visitar