martes, 29 de julio de 2008

Tu cara: Tarjeta de presentación


La cara es sin duda la primera parte del cuerpo que todos vemos en alguien, sus expresiones son las que nos atraen o nos pueden alejar al conocerlo y por sus expresiones hasta nos podemos hacer una idea de su forma de ser, es por ello que en ella ponemos mayor énfasis en su cuidado y belleza. Además la cara es reflejo de la salud interior y por la que se manifiestan problemas, alegrías, tristezas, enfermedades o malestares. Su piel es muy sensible, y es por ello, que hasta situaciones o problemas emocionales se reflejan en lo que hacemos en ella, besos, caricias, palmadas, rascados (cuando estamos nerviosos), ya que de alguna manera el estimularla nos hace sentir bien y por ello es la parte del cuerpo que no puede dejar de verse ante un espejo o hasta en el reflejo de un cristal.
La piel de la cara y cuello es muy especial, personal e individual, ya que en cada persona tiene diferente tono, textura, adornos (lunares, pecas) y tiene reacciones diferentes ante enfermedades, estrés y otros factores ambientales.
El color, la textura, la humedad, la presencia de ojeras o bolsas en los ojos, las arrugas prematuras, manchas o granos son algunas de las cosas que hombres y mujeres cuidan y que aunque tienen que ver con la piel, hacen que la mirada y la expresión de un rostro cambien también.
Sin duda hay muchos factores que pueden alterar la piel de la cara, porque además es una de las partes del cuerpo que siempre están expuestas y en contacto con elementos ambientales como el polvo, los rayos solares, el smog, gérmenes y microorganismos, el maquillaje diario, además cambios hormonales también suelen hacer de las suyas en la cara, propiciando la aparición de barros y espinillas.
Entre los factores más importantes en el cambio de calidad de la piel de la cara son sin duda la exposición al sol, la edad y la fatiga, lo que se refleja en la aparición de ojeras, manchas, cambios en el tono de la piel, paño o aparición de verrugas, además de la flacidez y la resequedad.
La industria cosmética, se preocupa por brindar productos de mucha calidad para resolver casi cualquier problema que afecte la salud de la piel. レltimamente han salido al mercado cremas reparadoras de la piel, que además contienen factores de protección contra rayos ultravioletas, uno de los mayores enemigos de la piel, pero se debe tener cuidado al comprarlas, y ver que sea la adecuada a nuestro tipo de piel, ya que si no están debidamente certificadas, algunas pueden causar reacciones alérgicas y hasta daños mayores.
Sin duda existen muchos tratamientos para el cuidado de la cara, desde la aplicación de faciales en un SPA, peeling, tratamientos de microdermoabrasión, despigmentates y otros, hasta la aplicación de mascarillas, cremas hidratantes, exfoliantes, hipoalergénicas, emolientes, para uso diurno, para uso nocturno, para piel madura, sensible, normal, grasosa o con acné que se pueden aplicar en casa.
Si tienes problemas con la piel de tu cara, consulta a tu dermatólogo para que te recomiende el tratamiento más efectivo.
El cuidado de la piel de la cara depende:
* De una limpieza diaria adecuada y profunda.
* Dormir y descansar lo suficiente.
* Quitar el maquillaje todas las noches.
* Alimentación adecuada en la que no falten frutas verduras con vitamina A, C y E.
* Tomar 8 vasos de agua al día, para que la piel e conserve hidratada.
Aplicar la crema de forma que des un masaje, que vaya en contra de las líneas de expresión y no hacia ellas.
En la frente, empezar del centro hacia fuera; bajo los ojos, colocarla por medio de pequeños golpecitos empezando por la sección de las ojeras hacia los lados
La aplicación de la crema en las mejillas debe ser de abajo hacia arriba y en la barbilla, de afuera hacia dentro
En el cuello se debe aplicar de la parte del busto hacia arriba, masajeado suavemente.


Fuente:

Nueva Prensa de Guayana

28 de Julio de 2008




No olvides visitar