viernes, 18 de julio de 2008

Relajación, ¿cómo hacerla parte de tu vida?



Tal vez sea difícil de creer pero expertos señalan que rituales tan sencillos como aspirar una bocanada de aire cada mañana antes de ir a trabajar son clave para tener una buena salud

Helena Oliviero/ Cox News Service El Universal Jueves 17 de julio de 2008 Cada mañana, antes de ir a trabajar, Marlena Reed cierra los ojos y medita mientras aspira una bocanada de aire con olor a limón. Durante 15 ó 30 minutos, bloquea de su mente la lista de pendientes y permite que sus pensamientos lleguen y se vayan.
Tal vez sea difícil de creer pero expertos señalan que rituales tan sencillos como este son la clave para tener una buena salud y, no sólo eso, sino que son igual de importantes que el ejercicio o comer vegetales.
"Mantener ese equilibrio entre el trabajo y la vida es lo que nos mantiene sanos", mencionó Tevis Gale, capacitador laboral que imparte talleres en todo el país. "Sin embargo, olvidamos tomarnos el tiempo de revisar nuestro estado mental y darle importancia".
Además, con el continuo aumento en los precios de la gasolina y la actual inestabilidad de la economía, dicen los expertos, es todavía más importante cuidar nuestra salud mental.
"Ese sentimiento de vacío y agotamiento que a veces sentimos es una señal que nos ayuda a acercarnos a ciertas cosas", dijo el sociólogo Corey Keyes, de la Universidad Emory.
El cerebro, explican los expertos, necesita descanso, ya sea a través de la meditación, el yoga, un masaje, un pedicure, simplemente sentarse en un parque ó respirar profundamente mientras tomas tu café o té en las mañanas.
"Las personas tiende a ver esto como una actitud demasiado indulgente para consigo mismas y es necesario cambiar esa percepción", afirmó Keyes. "Cuidar de nosotros mismos es fundamental y, sin eso, no existe la salud física".
Keyes indicó que con frecuencia las personas no se dan suficiente tiempo libre en momentos de gran estrés y mencionó que cada uno de nosotros debería poner atención a su bienestar mental durante esos momentos de ansiedad y tratar de salir a caminar, tomar más siestas o ir a clases de yoga con más regularidad.
La clave, señalan los expertos, es tener voluntad y aprender a "recogerse" aunque sea cinco minutos un par de veces al día.
Keyes también cree que cultivar relaciones sanas y una actitud positiva son componentes importantes para lograr lo que llama nuestro "florecimiento".
La gente debe tener un propósito en la vida y buscar momentos de reflexión, mencionó. "Nos sentamos a comer", dijo. "Esto puede ser algo mecánico... o podemos sentarnos, pensar, ser determinantes, observarnos y ver qué es lo que nos está faltando, qué necesitamos".
Renee Rainwater, ama de casa, disfruta leer, tomar baños de agua caliente y de vez cuando un masaje. Admite que no siempre es fácil mimarse a uno mismo. "Siempre estamos apurados", dijo.
"Así que a veces, cuando voy a tomar un masaje, me siento culpable, como si tuviera que estar haciendo algo. Pero de verdad, permitirte disfrutar de algo así es increíble, es un gran alivio". Finalmente, piensa que consentirse un poco aquí y allá es un estímulo emocional que la hace una mejor madre. "Las pequeñas cosas que podrían parecer una desgracia no lo son", dijo. "Como cuando los niños pintan la pared... no es el fin del mundo".
Para Reed, quien comenzó a meditar hace casi cuatro años, estos pequeños momentos de calma la ayudan a estar más preparada para afrontar retos inesperados. "Es ese momento el que no estoy pensando, acomodando fechas en el calendario o pensando en estrategias", señaló Reed, de 37 años. "El trabajo es una locura; es lo que es y tener algo que aclare tu mente es realmente una bendición".
La ejecutiva en relaciones públicas que vive en Atlanta termina su sesión poco después de las 7 a.m., prende la cafetera y se prepara para enfrentar el día. "En la mañana me conecto conmigo misma y cuando las cosas se salen de control en el trabajo, puedo pensar en cómo me sentí en la mañana y eso realmente ayuda", afirmó. (Traducción: Gabriela Cornejo)


Fuente:

El Universal

18 de Julio de 2008



No olvides visitar