jueves, 15 de octubre de 2009

El arte de maquillarte


Las brochas son un elemento indispensable a la hora de maquillarse. Las necesitas para echarte base, sombras, pintalabios, rubor, entre otros. Para sacarles mejor provecho y lograr sus efectos, es necesario saber cómo manejarlas, cómo cuidarlas y cuáles comprar. • No es necesario usar una sola brocha para cada color de sombras. • Para cuidar bien las brochas no las debes dejar al aire libre, guárdalas en una cosmetiquera o en su estuche original. • Debes lavar las brochas por lo menos una vez al mes. Hay dos formas de hacerlo: 1. Echarles desmaquillador en crema y frotarlas suavemente. 2. Lavarlas con shampoo: utilizando agua tibia, frótalas con cuidado y ponlas a secar al aire libre. Después de cada aplicación sacude las brochas para eliminar el exceso de maquillaje que puedan tener. También, puedes limpiarlas con un pañito húmedo desmaquillante. Las brochas hechas de material sintético son las indicadas para aplicarte maquillaje líquido como la base y el corrector. Una brocha para cada cosa: •Corta , gruesa y redonda se recomienda para aplicar polvos sueltos y blush o rubor. •Larga, gruesa y hecha con materiales sintéticos, ideal para la base líquida o cremosa, o para lograr un efecto bronceador. •Delgada larga y cortada en ángulo, ideal para las sombras y las cejas. Por su corte angular es la indicada para hacer líneas rectas. •Delgada larga y redonda, esta brocha es para aplicar las sombras.


Fuente:

Revista Fucsia

14/10/09



No olvides visitar