miércoles, 14 de octubre de 2009

Lista para ascender


Sientes que tienes todas las capacidades para asumir un nuevo reto laboral pero no logras que te tengan en cuenta.

Estudios realizados en Colombia siguen teniendo como resultado que el salario de las mujeres está por debajo del que ganan los hombres aún en cargos de alta jerarquía. En promedio a las mujeres les pagan ¡¡¡el 76% del salario de un hombre!!! y esto en el mejor de los casos, pues un estudio mexicano asegura que las mujeres latinas comparadas con un hombre no hispano, ganan poco más de la mitad de lo que él recibe como salario. No obstante el desequilibrio económico no es el único obstáculo que tiene una mujer cuando se enfrenta a la vida laboral. Las oportunidades de ascenso en ocasiones son esquivas para el género femenino porque, según los estudios, algunas mujeres prefieren cargos de menor responsabilidad y horarios más flexibles que les permitan manejar armónicamente sus hogares. Sin embargo no sólo el tema familiar puede llegar a ser visto por algunos como un impedimento, también hay otros aspectos que debes aprender a manejar para impactar positivamente y así lograr tu desarrollo profesional. Tu estilo A diario encuentras artículos y expertos que te aconsejan sobre cómo mejorar tu estilo. Pese a esto, es muy importante que también aprendas cómo vestirte específicamente para ir al trabajo. Estas son algunas recomendaciones para que logres proyectar una imagen de líder y de profesional muy capacitada: *Dile adiós a los accesorios muy grandes y llamativos Éstos sólo logran desviar la atención y hacerte quedar mal cuando tienen aspecto de “barato”. *Usa esmaltes en tonos suaves. Saca de tu paleta de colores los esmaltes muy llamativos y brillantes. El decorado de las uñas también debe ser discreto. *Evita maquillarte demasiado. Usa colores que sean apropiados para el día y aplícalos con moderación. *Péinate como una mujer adulta. Despídete de los peinados con dos colitas o aquellos que te hacen lucir infantil. *No retoques tu maquillaje ni te peines en público. *Ríete moderadamente. El hecho de ser una mujer alegre no necesariamente implica que seas exagerada en tus emociones. *Maneja el tono de tu voz. Nada peor que una mujer con un tono de voz demasiado agudo “chillón”. Tu imagen profesional *Aprende a exponer tus ideas sin sobresaltos ni discusiones. * Habla si titubeos que te hacen ver insegura. * Mantén contacto visual con quienes hablan. * Si debes hacer alguna presentación o exposición camina usando todo el espacio disponible y sonríe ligeramente en algunos momentos para disipar la tensión. *Evita reafirmar lo que los otros dicen moviendo tu cabeza. *Entiende la industria en la que trabajas y de acuerdo a eso vístete de manera profesional. Recuerda que no es lo mismo trabajar en un laboratorio farmacéutico que en un banco o en una revista. Segura de los que dices *Habla con seguridad sin suavizar tus palabras con diminutivos. *Afirma no preguntes. Es completamente diferente exponer un argumento diciendo “a mi me parece que” a decir “¿no les parece que?”. *Se breve y clara con tus opiniones. * Opina en las reuniones de equipo. Así te harás notar y de paso, evitarás que otro se lleve tus ideas. *Se proactiva sin excederte porque de lo contrario tus compañeros sentirán repulsión por ti.


Fuente:

Revista Fucsia

14/10/09



No olvides visitar