lunes, 5 de octubre de 2009

Etiqueta en la mesa


Si alguna vez le ha tocado pasar vergüenza por no saber comportarse en la mesa o ha tenido frente a usted una variedad de cubiertos y copas y no sabe por dónde empezar, no se preocupe, usted no es el primero.
En Vida le ofrecemos algunos tips para que sepa cómo salir triunfante de una situación como las planteadas arriba. Recuerde que "Buen porte y finos modales abren puertas principales".
Hoy día, la etiqueta equivale a las reglas convencionales de comportamiento, a las costumbres que nos han sido transmitidas y que seguimos al estar en situaciones determinadas.
Para adquirir buenos modales es necesario conocer las normas de etiqueta, entre ellas que usted debe presentarse a la mesa limpio y arreglado. Cuando se siente evite dejarse caer en la silla.
Nunca pase los brazos detrás de la silla, ya que puede ser muestra de pereza; Tampoco debe balancearse en la silla, esto causa muy mala impresión. Recuerde que no puede comer recargando los codos sobre la mesa. Estas son solo una parte del extenso repertorio de normas que los expertos recomiendan.
* Que leer: Más de las reglas sobre los buenos modales en el libro "Manual de urbanidad y buenas maneras", de Manuel Antonio Carreño.
Tips para los pequeños de la casa
Hay que tener en cuenta que de nada vale "predicar" si no se da un buen ejemplo. Es decir, no puede decirle al niño que no chupe el cuchillo, que no juegue con los cubiertos, que no haga bolitas de pan con la miga, etc. cuando usted está haciendo lo mismo. Se debe enseñar con el ejemplo y no debe permitirle actuar de forma incorrecta en la mesa. El buen ejemplo es uno de los mejores métodos de enseñanza.
Enséñele que las cosas se piden de por favor y a dar las gracias por todo. También a tratar de usted a todas las personas mayores. Una de las "disputas" más comunes a la hora de sentar a los niños a la mesa es la postura. Enséñeles que nunca apoye los codos en la esta.
Expertos en la mesa le recomiendan estos tips
Regla. El anfitrión debe ser el primero en llegar. Posteriormente llegará el resto de invitados. Si no se poseen suficientes conocimientos sobre los platos o los vinos, lo adecuado es pedir asesoramiento a los profesionales de la sala. Asimismo, es preferible preguntar el significado de algún término de la carta que se desconozca con el fin de evitar desagradables ‘sorpresas’ a la hora de la comida.
Cubiertos. Cada cubierto tiene una misión (por ejemplo, el de la mantequilla es solo para eso y para nada más). En cuanto a su utilización, se comenzará por los situados afuera y de ahí hacia el centro. El pan de cada comensal debe estar situado al lado izquierdo.
Cuándo empezar. Recuerde: cuando no sepa cómo actuar o qué cubierto utilizar, lo mejor es observar lo que hace el resto de comensales para después empezar.
Permisos. En la mesa no se debe usar mondadientes. Si un pedacito de alimento se ha metido entre sus dientes discúlpese y vaya al baño a quitárselo.
Norma. A la hora del café no mantenga la cucharilla en la taza mientras toma. No utilice el mantel o la servilleta para limpiar los cubiertos. Si están sucios, pida que le traigan otros.
Servicio. La comida se servirá por el lado izquierdo del comensal y se retirará por el derecho. Siempre se debe facilitar esta labor a los profesionales de la sala.
Decoración. Si el adorno de la mesa molesta porque dificulta la vista de los otros comensales u otro motivo, puede pedir que lo retiren.
Al final. Al terminar el plato, los cubiertos se dejarán en el centro del mismo y juntos, en posición vertical. Si los coloca apoyados a ambos lados del plato o en la mesa y aún le queda comida, el camarero interpretará que no ha terminado de comer.
Propina. En cuanto a la propina, aunque no es ‘obligatoria’ sí se considera de buena educación darla. Así si el servicio y la comida han sido buenos, se dejará alrededor de un 10% del total de la factura.
Cuándo beber. Tampoco es correcto beber algún líquido mientras se tenga todavía comida en la boca.
Buena educación. A la hora de pagar, no se considera de buena educación sacar la calculadora de bolsillo y ponerse a hacer las cuentas.
Cómo probar. Si desea probar la comida de otro comensal, evite hacerlo cogiendo un poco con el tenedor y llevándolo por encima de la mesa hasta su sitio. Lo correcto es pasar el plato de pan a esa persona y pedirle que deposite ahí unas cucharadas o trozos del alimento que desea probar.


Fuente:

El Heraldo.hn

05/10/09



No olvides visitar