miércoles, 31 de octubre de 2007

Antes de zarpar...


Más de la mitad de los que nunca han hecho un viaje de crucero, desearían hacerlo, según una encuesta del 2006 realizada por la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros.
Pero si no has viajado en un crucero antes, el concepto puede sonar intimidante. ¿Cómo hacer las reservaciones?, ¿cómo vestirse para la cena?, ¿cuánto dejar de propina?
He aquí cinco cosas que debe saber el que viaja en crucero por primera vez.
• ¿Debo usar un agente de viajes para reservar un crucero? Todas las líneas de crucero tienen un sitio web. Ahí puedes reservar su propio viaje.
¿Pero cuál es el crucero adecuado para ti? Piensa si te gusta el ruido de las discotecas o prefieres escuchar música en un bar tranquilo y a media luz. Para excursiones a la costa, ¿estás preparado para practicar el kayak, o prefieres el tour en trolebús? ¿Tus niños necesitan niñera, excursiones de arte, actividades deportivas o un sitio donde los adolescentes puedan pasar el rato?
Puedes investigar y comparar lo que cada uno de los barcos ofrece, en sitios como CruiseCritic.com o TripAdvisor.com.
Tampoco te cuesta nada extra consultar a un agente de viajes, "y quizá este agente ya haya visto o viajado en este barco", comenta Bob Sharak, vicepresidente de mercadotecnia de CLIA.
• ¿Tengo que comer en el comedor formal con extraños y vestirme para la ocasión? La mayoría de los barcos tienen varias opciones de cena: buffetes, cafés, restaurantes de especialidades y comedores formales. Muchos de los barcos ofrecen noches de "vestido casual", en los comedores formales. Pero incluso noches de vestido formal no necesariamente significa que tenga que ir de esmoquin o de vestido largo; un traje o un vestido será lo adecuado. (Algunas personas se visten casualmente incluso en noches formales).
Algunas líneas de crucero te dejan sentarse donde desees en el comedor. Además puedes conocer a otras personas muy divertidas que se sienten en su mesa.
El comedor puede ayudarte a no sobrepasarte con la comida en el buffet. Las porciones son controladas (a pesar que siempre puedes pedir más de una entrada o postre); y algunos menús ofrecen opciones bajas en grasas y en calorías.
• ¿Qué debo empacar? Se aconseja llevar sandalias y una bata o algo con que cubrirse al salir de la piscina e ir a tu cuarto.
Empaca de acuerdo al clima, un viaje de Nueva York al Caribe en el invierno significa que habrá días fríos en el mar. ¿Alaska en agosto? Empaca tu impermeable.
Algunos barcos cuentan con lavandería, pero otros no. Se aconseja llevar suficiente ropa para el viaje, o buscar una lavandería en el puerto. Puedes lavar a mano, tu habitación quizá cuente con un tendedero para secar la ropa.
Si quieres un reloj junto a su cama, empaca el tuyo. No todos los cuartos los tienen, pero igual siempre puedes llamar al servicio de despertador.
La habitación contará con champú y jabón, pero no necesariamente enjuague y crema gratis, como en los hoteles.
• ¿El precio incluye todo? Los precios de crucero incluyen la habitación, la comida y algunas bebidas. Bebidas gratis pueden incluir café, té, limonada y jugo.
Los cruceros de lujo no cobran extra por el vino y el licor. En muchas otras líneas, no se puede conseguir ni siquiera refresco gratis, pero se puede comprar paquetes que incluyen soda sin límite por ($6 al día).
Puedes gastar mucho en alcohol, casinos, spas, internet, juegos de video y compras.
Si estás bajo un presupuesto limitado trata de realizar las actividades que sean gratuitas ­ piscina, gimnasio, espectáculos gratuitos, y en los puertos, da un paseo por el pueblo o la playa, en lugar de los costosos tours.
Si quieres excursiones a la costa encontrarás vendedores que ofrecen paseos en cada uno de los puertos que visites, estos a veces cobran menos que el crucero.
Pero si tienes tu corazón puesto en ciertas actividades, apártalas con tiempo, pues hay actividades que se venden rápido.
• ¿Cuánto y a quién debo dejar propina? Algunas líneas de crucero de lujo prohíben las propinas.
Otros cruceros recomiendan ciertas cantidades. Algunos ofrecen propinas prepagadas o cobran impuestos de servicios por comedores y valet. Una propina va de $3.50 al día; para el personal del restaurante va de $5 a $10 al día, y se dividen entre el personal.
Con los prepagos, se pagan propinas para todas las personas que viajan contigo, por cada día que dure el crucero. Así que si los niños nunca comen en un comedor formal, de todas formas se darán propinas a los servidores. Lo mejor es decidir sobre las propinas al final del viaje, y retribuir a una persona que atendió a tu hijo en el buffet cada noche o lo deleitó con un truco de magia.
Harpaz escribe para The Associated Press.


Fuente:

Aldiatx.com

31 de Octubre de 2007



No olvides visitar