miércoles, 24 de octubre de 2007

La gordura… ya no es parte de la hermosura


Ser gordo en nuestra sociedad es un tema difícil, en especial cuando los medios nos bombardean día a día de imágenes plagadas de cuerpos perfectos y bronceados.

Escrito por Claudia Bravo
Antiguamente era muy conocida la frase: “La gordura es parte de la hermosura”. Si revisamos fotografías de antaño podemos darnos cuenta de que en la imagen de la mujer primaba la generosidad de sus curvas y no por eso era desplazada o ignorada, pues era justamente en la suntuosidad de su cuerpo donde los caballeros encontraban un importante nicho de belleza. Pero hoy en día las cosas han cambiado y los medios de comunicación nos muestran la imagen de cuerpos bronceados y perfectos como íconos de la belleza y nos damos cuenta, así de simple, que la gordura ya no es parte de la hermosura y que en pleno siglo XXI el ser delgada o delgado es un pasaje seguro al éxito y el reconocimiento social. Sociedad rápida… Comida rápida La proliferación de locales de comida rápida en todos lados nos simplifica la vida. Especialmente ahora, cuando la sociedad se encuentra sumida en un mar de individualismo del cual es imposible abstraerse, pues todo va de prisa y se vuelve obsoleto de un momento a otro. Así es imposible tomarse un tiempo para uno mismo. De esta manera cada cual debe adecuar sus tiempos para no ser devorados por la rapidez de esta sociedad en que vivimos simplificando nuestros actos. No cabe duda de que un apetitoso Big Mac, o un suculento paquete de papas fritas pueden cumplir la labor de quitarnos el hambre en poco tiempo, sin preocuparnos de llegar a casa y pensar en que cocinar. Pero ¿A qué precio los seres humanos se entregan a las bondades de la alimentación express? En el año 2004 el cineasta independiente, Morgan Spurlock realizó un documental llamado Super size me, trabajo a través del cual hace una abierta crítica al creciente fenómeno de la comida rápida. En el film, Spurlock muestra al público cuales son las consecuencias de alimentarse durante 30 días de frituras y gaseosas en su propio cuerpo, reflejando de esta manera la realidad de muchas personas que por no preocuparse realmente de lo que comen caen en la peligrosa espiral del sobrepeso. La obesidad es una enfermedad, es una adicción a la comida que no sólo trae consigo el deseo irrefrenable de comer, sino que también se asocia a otras afecciones tales como la hipertensión, diabetes, colesterol alto, enfermedades coronarias, asma y tantas otras que no hacen más que limitar la vida. Soluciones parche… Soluciones definitivas El ser gordo se ha transformado en un problema alarmante a nivel mundial. Sin aspavientos se le denomina una “Epidemia del siglo XXI” y no es para menos, estamos hablando de millones de personas obesas o mega obesas que día a día sufren el flagelo de insertarse en una sociedad que abiertamente no los acepta, a veces se burla de ellos o que simplemente los denigra. Ya a estas alturas del partido es imposible hablar de la gordura como parte de la hermosura, pues día a día los medios se encargan de recordarnos que la visión sociológica respecto a lo que es hermoso y lo que no, cambió hace mucho tiempo y que ya no es bien visto ser gordo. “¡Llame ya! ¡Con reduce fat fast usted logrará rebajar ese molesto abdomen abultado sin moverse de su casa!”. Así rezaba la frase de un antiguo infomercial que prometía tener la panacea para todos aquellos gorditos que deseaban rebajar esos kilitos de más sin mayor esfuerzo. Así fue como después vinieron los aros que inhibían el apetito y los vinagres de manzana que simplemente eran vistos como la solución mágica al tremendo sufrimiento de tener sobrepeso. No cabe duda de que existen quienes simplemente lucran indiscriminadamente con la esperanza de quienes desean bajar, soluciones parche hay por montones y a los obesos se les ofrecen placebos para paliar su pena… Porque no existe gordo feliz, la procesión va por dentro y cuando ya se siente que las esperanzas se han agotado del todo, cuando las dietas no funcionan, cuando simplemente te das cuenta de que vives para comer y no comes para vivir y ni aún sabiendo eso puedes terminar con ello, cualquier cosa es válida con tal de lograr el sueño dorado de ser delgado y atractivo. Si bien existen realities que nos muestran personas que en cinco meses pierden cincuenta kilos o más, sólo haciendo ejercicios y siguiendo rigurosas dietas, hay quienes tienen que someterse a soluciones más drásticas y, no por eso, menos efectivas. Una de estas soluciones drásticas es el by-pass gástrico, lo que popularmente se conoce como: “Corcheteo de estómago”, procedimiento mediante el cual el estómago es reducido de tamaño a fin de que absorba la menor cantidad de comida y, de esta forma, el paciente pueda bajar de peso. A pesar de que hace años se sabía de su existencia, no eran tan masivas las intervenciones, pero ahora, estas han subido su frecuencia. Si bien a corto plazo se ven los resultados no son una solución mágica tampoco, pues depende del paciente y su perseverancia que estos se mantengan en el tiempo. El esfuerzo y las ganas que se pongan en la recuperación son vitales a la hora de cambiar los hábitos de vida, porque el cambio es tal, que a veces no se es inmediatamente consciente de lo que se ha logrado. ¿Considera usted que la Obesidad es una epidemia del siglo XXI?


Fuente:

El Amaule

24 de Octubre de 2007