jueves, 25 de octubre de 2007

La risa natural, un asunto saludable


José “PP” Elizondo es una personalidad chispeante, dinámica y abierta. Odontólogo de profesión, ha hecho de la terapia de la risa una misión que lleva a empresas, foros y público en general.
En esta ocasión, durante el Forum Universal de las Culturas, ofrecerá su llamado “Club de la risa” en Cintermex, en sesiones para obreros, adultos mayores y público en general.
La terapia de la risa ha mostrado su efectividad, sobre todo en los últimos años, como un auxiliar importante en el tratamiento de pacientes, sobre todo con enfermedades crónicas.
José indica que existen actualmente dos instituciones que agrupan a la gente dedicada a esta labor:
“Se trata del Instituto de Estudios para el Humor, que viene siendo como la academia, donde se encuentran los investigadores, y la Asociación para la Aplicación de la Terapia del Humor, que reúne a los practicantes de estas disciplinas: médicos, enfermeras, psiquiatras, conferencistas, yo soy parte, y es en donde vamos a conocer los avances en cuanto a procesos científicos”.
“PP” ofrece entrevistas, contagia a todos con su sonora carcajada, y continúa explicando los detalles de su profesión:
“La terapia de la risa provoca que la persona cambie la percepción de lo que está pasando.
No se trata de que la reciba en lugar del tratamiento, pero sí de que el paciente diga ‘bueno, pues vamos a echarle para delante’”.
“Cuando personas con enfermedades crónicas utilizan la terapia de la risa, primero, mejora su calidad de vida, segundo, aumenta su pronóstico de vida, tercero, hay una reducción en la necesidad de los medicamentos.
Se reduce la ingesta, no es que dejen el medicamento”, explica.
“La risa hace que se estimule el sistema inmunológico, de ahí ese estado de salud que puede mejorar, hay un proceso de oxigenación, masaje cardiovascular, relajación muscular, beneficios que la gente obtiene”.
Elizondo destaca que, en su caso, aplica la técnica de la “risa natural”, que no tiene nada que ver con el humor, contar chistes u ofrecer a la gente acciones graciosas:
“En el club de la risa evitamos el uso del humor debido a que el humor es un proceso personal, contextual totalmente, lo que para ti puede ser gracioso para le otro puede no serlo”, define.
“Cuando hablamos de risa natural es porque todos, absolutamente todos los seres humanos, tenemos la capacidad de reír, puedo creer que haya gente que no tenga sentido del humor, pero definitivamente tenemos la capacidad de reír, y una de las grandes características de la risa, es que tiene un objeto de replica y es contagiosa, como el bostezo”.
El trabajo en el taller se divide en varias partes: Primeramente una introducción donde se explican algunos conceptos básicos del taller; luego, ejercicios de calentamiento, para pasar posteriormente a los ejercicios de risa en sí, para cerrar con las “Prácticas del Buen Vivir”, una serie de conceptos y recomendaciones para mejorar la actitud y calidad de vida de los participantes.
“Sobre todo”, destaca Elizondo, “debes tener la capacidad de sentirte cómodo, a gusto con tu risa, hay que romper la barrera de la vergüenza y aceptar la propia risa”.


Fuente:

El Porvenir.com

25 de Octubre de 2007



No olvides visitar