martes, 23 de octubre de 2007

La nutrición afectiva del masaje


El masaje infantil es una antiquísima técnica de contacto y comunicación con los bebés que ayuda frente a cólicos y gases, fortalece la relación con padres y madres e infunde respeto
Los beneficios del masaje infantil
A. Gaitero león
Hace más de 30 años, Vimala Schneider observó en la India que el masaje formaba parte del cuidado del bebé. De regreso a Estados Unidos se puso a investigar sobre los beneficios del masaje infantil y preparó un programa para grupos de padres, madres y bebés. Poco a poco, se unieron a la corriente otras organizaciones en Europa y en 1988 se creó la Asociación Internacional de Masaje Infantil, en la que hoy están inscritas treinta organizaciones de otros tantos países. La Asociación Española de Masaje Infantil se fundó en 1994, tiene sede en Barcelona y ofrece formación para educadores y educadoras de masaje infantil a profesionales que trabajan con la infancia (sanidad, educación, servicios sociales, psicología, etc.). La semana de la Lactancia Materna, celebrada este mes en León, concluyó con cuatro charlas-taller sobre masaje infantil en el centro de salud de Eras de Renueva impartidos por Silvia Llanera de la Parte, técnica superior en educación infantil con formación en quiromasaje, masaje deportivo y masaje infantil. Participaron 62 personas entre embarazadas y padres y madres con sus bebés captados a través de matronas y enfermeras de los centros de salud de León y la Liga de la Leche de León. Muchas otras se quedaron sin plaza debido a que los talleres exigen un reducido número de participantes. La experta introdujo los talleres con la historia del masaje infantil para embarazadas. «Un arte muy antiguo -dijo- que se aplica a los bebés para estimularles y nutrirles afectivamente». Silvia Llarena abundó sobre los beneficios que aporta el masaje «a nivel fisiológico, de relación, de estimulación-relajación y alivio», con técnicas específicas de masaje para los molestos y dolorosos cólicos y gases. Las tres siguientes sesiones estaban dirigidas a padres y madres con sus bebés. En estas sesiones se abordaron las técnicas de relajación, el desarrollo infantil en relación al mensaje, cómo actuar con bebés irritables, ante el llanto, los cólicos y la evolución del masaje ante el crecimiento. Silvia Llarena de la Parte subraya que el masaje infantil se basa en el «contacto y comunicación» por lo que ayuda a «profundizar en la relación táctil natural de padres/madres e hijos/hijas y a entender los mensajes no verbales con los que se comunica el bebé». Además -explica la educadora- «es un masaje de atención y respeto, porque ayudará a conseguir el respeto mutuo y a entender mejor las necesidades del otro». Protección y respeto Además, el masaje infantil es una herramienta frente al estrés, tanto para niños y niñas como para las personas adultas que lo practican, ya que el tiempo del masaje es un momento ideal para la relajación. A través del contacto y la comunicación táctil «podemos inculcarle el respeto que parece olvidado entre padres/madres e hijos/hijas, un respeto que no implica des-amor, muy por el contrario, porque te amo, te respeto, somos el mejor ejemplo para ellos», explica Llarena. El masaje es también una forma de enseñar a las hijas y a los hijos «a recibir sensaciones agradables a través del tacto, lo que les llevará a rechazar las desagradables y, por consiguiente, a evitar situaciones de maltrato en el futuro», agrega la experta. La edad ideal para empezar los masajes es a partir de las cuatro semanas de vida, hasta los nueve meses, antes de la etapa del gateo. Silvia Llarena imparte cursos en León. Las próximas sesiones están programadas para el mes de noviembre. Para inscribirse hay que enviar un correo electrónico a la dirección silvia.llarena@gmail.com. En el correo es necesario indicar el nombre y apellidos del padre/madre, fecha de nacimiento del bebé o fecha del parto.


Fuente:

Diario de León

23 de Octubre de 2007