domingo, 23 de marzo de 2008

Estrés, ¿cómo aliviarlo?


En los últimos cinco años, el número de personas con estrés laboral han ido en aumento. Según los expertos esto se relaciona con el costo de la vida y las nuevas exigencias dentro de las empresas que están requiriendo una mano de obra más calificada.
La doctora Claudilla Padilla de Campos, siquiatra del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) manifiesta que tres de cada 10 personas consultan por estrés.
“La persona se siente cansada, agotada, con dolor de cabeza, dolores musculares, trastornos para dormir... Durante el periodo laboral presenta incomodidades, molestias, disconforme, discusiones o simplemente ante una queja o regaño lloran, y terminan completamente agotados”, dijo.
Según la especialista la mejor forma de manejar el estrés durante el trabajo es realizar un listado de tareas prioritarias o urgentes.
“La dificultad más grande es saber priorizar, muchas veces se va de lo urgente a menos, que es el estilo de apagar fuego”, comenta.
El periodo de vacaciones que propicia la Semana Santa es un buen espacio para relajarse. Sin embargo, también se requiere de planificación, ya que al no tener nada estructurado la persona siente que no ha descansado o se ocupa de otras actividades que ha dejado pendientes en casa y termina por agotarse.
“Si las tensiones son por regaños de la jefatura, porque no tiene a tiempo sus cosas, lo mejor es planificar. Otro es que establezca uno o dos periodos de relajación muscular, durante las jornada de trabajo para descansar”, sugiere.
Otra forma de controlar el estrés es mediante tranquilizantes. Pero primero se debe evaluar el ambiente de trabajo y en el hogar, sobre todo, tratar de solucionar los factores estresantes, antes de medicarse.
Durante las vacaciones, algunas situaciones imprevistas durante los viajes pueden ser generadores de estrés.
Se recomienda a los padres de familia llevar consigo un equipo sanitario o botiquín, que incluya medicamentos que tomen los miembros de la familia. Así como medicamentos para enfermedades repentinas: congestión, alergias o pequeñas heridas.
El propósito es estar preparados frente a cualquier eventualidad y evitar estrés.
En casos graves de estrés, se sugiere que las personas consulten a su médico para buscar las mejores soluciones.


Fuente:

Noticias de El Salvador


21 de Marzo de 2008


No olvides visitar