miércoles, 5 de marzo de 2008

Una bella durmiente


Carmen Martín, EFE

Dormir es algo natural y necesario. Tener un sueño reparador es esencial para la vida, para el bienestar físico y psíquico, y también para cuidar y reparar la piel.
Mente en equilibrio
El sueño está ligado a la hormona melatonina, encargada de indicarle al organismo el momento de parar, descansar y dormir. El sueño tiene grandes efectos sobre el organismo. Si se duerme bien, el cerebro descansa, tiene más capacidad de memoria y se obtiene más agilidad mental. Cuando no se ha dormido, se tienen problemas de irritabilidad, ansiedad y cambios de humor.
Fotos
Bella mientras duermes
También ayuda a reponer fuerzas para el día siguiente elaborando más proteínas y hormonas, además de generar más defensas ante las posibles enfermedades. Los médicos recomiendan dormir entre 7 y 8 horas diarias, así como una siesta de 30 minutos después de comer.El insomnio es una indicación de que algo en el estilo de vida común no va bien, y es provocado por problemas físicos o psíquicos. Lo ideal es cambiar los hábitos y el estilo de vida. Recurrir a los medicamentos podría ser un error. El sueño y la bellezaAdemás del cansancio y del mal humor, una mala noche implica hinchazón de ojos, ojeras, palidez en el rostro y signos de expresión marcados. Dormir es la mejor cura de belleza que existe. Por la noche la piel se recupera de las agresiones del día, dado que las células se oxigenan al máximo. Durante el descanso se respira mejor por lo que el oxígeno llega con más facilidad y en mayor concentración a las células. Si las células disponen de más oxígeno, activan su metabolismo, su capacidad de sobrevivir y de multiplicarse, lo que se traduce en un tejido sano y joven. No se debe privar a la piel de los beneficios de las cremas de noche, pues actúan por partida doble, ya que gracias a la relajación total de la piel los principios activos penetran mejor en ella.


El dermatólogo Fernando Ordás, que reconoce el trabajo de las cremas nocturnas, recomienda que la piel duerma desnuda, es decir sin tratamiento de noche para que respire libremente y se regenere de forma natural. Rutina para la noche"Dedicar unos minutos por la noche al cuidado facial es imprescindible para lucir una dermis envidiable", explica Felicidad Carrera, experta en tratamientos específicos de noche, y añade: "aconsejo que las personas incluyan estos minutos como una rutina más diaria como lo son la limpieza e hidratación diaria de la piel de todo el cuerpo". "Lo primero que se debe de hacer es limpiar la piel. Primero con un producto oleoso para retirar todas las impurezas liposolubles -grasa y maquillaje- y luego arrastrar todas las impurezas -células muertas, sudor o agentes contaminantes- con un gel jabonoso", subraya Carrera. "Los productos y tratamientos que a continuación se apliquen irán en función de la edad, el tipo de piel y el estado de la piel", dice la experta en belleza.Por ejemplo, para una mujer de 40 años, con piel normal, pigmentación irregular, primeros signos de flacidez, poros dilatados, arruguitas superficiales de fotoenvejecimiento y falta de luminosidad debería aplicarse un tónico regulador de la melanina que unifique el tono de la piel, a continuación se pondrá un contorno de ojos que actúa contra las ojeras y las arrugas. Finalmente, se aplicará sobre la piel una crema de noche con propiedades antioxidantes que luchen contra los radicales libres -encargados del fotoenvejecimiento- y reafirmen para combatir la flacidez y disimular los poros dilatados. Dos días a la semana se recomienda que la piel absorba los beneficios de una mascarilla que cierre los poros. El empleo de cremas de noche es siempre obligatorio. Imprescindible desde los 30 años, y muy aconsejable empezar entre los 18 y los 20.


Fuente:

Univision.com

5 de Marzo de 2008



No olvides visitar