martes, 22 de abril de 2008

Conexión mística con tu bebé


Las siguientes semanas son de un total reacomodo físico y emocional: el abdomen está flojo, sientes un dolor intermitente, los pechos hinchados, los pezones sensibles, las hormonas a todo lo que dan y el cansancio es enorme.
Yoga postnatal para ti y tu bebé
Es ideal que para este proceso aproveches la cuarentena aceptando la ayuda de familiares y amigos, así toda tu atención puede ser para ti y tu bebé. No cargues nada pesado, descansa todo lo posible; trata de dormir cuando duerme tu bebé; aliméntate bien con comida nutritiva y fácil de digerir.
Si practicaste yoga o ejercicio durante el embarazo, es muy probable que tu recuperación se haga más rápida. De todas formas hay cosas que puedes hacer para acelerar esta recuperación y ponerte al 100 lo antes posible.
El yoga postnatal es una de esas cosas que te da la oportunidad de volver a hacer ejercicio conectándote tu bebé. Hay que empezar con un masaje y ejercicios sencillos para que el bebé se sienta en confianza y para que la mamá aprenda una práctica benéfica que puede aplicar a diario en casa.
Stéphanie Fellay, implementadora de este tipo de yoga en la Ciudad de México, comenta que lo grandioso de esta práctica es que las mujeres pueden recuperar su cuerpo y su centro vital sin descuidar a su bebé, “es como un juego entre los dos, ese tiempo es invaluable”.
Las clases de Stéphanie son únicas. La primera media hora la dedica a enseñar ligeros masajes para bebés que les ayuda a relajarse, dormir y a combatir los molestos cólicos durante los primeros seis meses de vida.
Embarazo y Parto
Después de enfoca a la madre. Antes que nada les ayuda a fortalecer brazos y pecho, después les enseña estiramientos con los que los órganos vitales trabajan más rápido, “después del embarazo el cuerpo tiene 40 por ciento más de sangre, estos ejercicios ayudan a que poco a poco regrese todo a la normalidad”, explica.
El yoga equilibra no sólo el cuerpo, sino también la mente y las emociones de la recién madre. Como se trabaja con respiraciones dirigidas, la tranquilidad invade el pecho y la depresión posparto queda de lado.
La respiración conciente y profunda, y la relajación alivia el dolor, aumenta la producción de leche y permite sentirte más tranquila.
Fellay cuenta que las posturas del yoga postnatal se enfocan hacia recrear fuerza en el cuerpo de la mamá, devolverle energía y confianza, mantener su flexibilidad. Todos los atributos que se trabajan a nivel físico se imprimen en un nivel más profundo.
Cuerpo sano
El útero necesita unas 6 semanas para regresar a su tamaño natural, para ayudarlo Stéphanie recomienda que te recuestes 15 minutos, de 2 a 3 veces al día, boca abajo con una almohada o una cobija debajo del abdomen. Suavemente inhala contrayendo y exhala relajando, acentuando a medida que recuperes tono en la zona.
Esta práctica ayuda también a la cicatrización del área. Es importante volver tu atención a la zona del abdomen, tu centro vital que se siente de pronto vacío. Una manera de hacerlo es llevar el ombligo hacia la columna al exhalar, relajar y volver a inhalar suavemente.
Después de 6 semanas después de un parto vaginal y 2 meses después de una cesárea, puedes retomar una rutina de ejercicio o de yoga, cuidando de introducir el trabajo abdominal de manera gradual. Esta es una gran opción para que te ejercites junto con tu bebé y lo mejor es que puedes hacerlo en casa.


Fuente:

La Prensa Hispana

22 de Abril de 2008



No olvides visitar