martes, 29 de abril de 2008

La belleza, asunto de niños


La cosmética se ha adentrado en el mundo infantil para consentir su delicada piel

Claudia RamírezEl UniversalMartes 29 de abril de 2008
claudia.ramirez@eluniversal.com.mx
Un champú con olor a chicle, un gel para cabello con chispas brillantes o un perfume que huela a bebé. Estos y muchos productos más son parte de la cosmética infantil.
La piel de niños y bebés es delgada, flexible y con menos vello en comparación con la de los adultos. Por ello, es más permeable y más susceptible a la toxicidad de productos de aplicación tópica. Las casas cosméticas lo saben. Por ello, se han dado a la tarea de elaborar productos especialmente para ellos.
“La fabricación masiva de productos para los niños y los bebés sigue las mismas pautas de calidad establecidas para las preparaciones farmacéuticas y cosméticas en adultos.
“Sin embargo, estos productos requieren consideraciones especiales desde su planeación hasta su fabricación desde el punto de vista biofarmacológico, porque la estructura de los tejidos y funciones de la piel de los niños es especial y susceptible a irritaciones”, explica Jimena Sánchez Juárez, coordinadora de entrenamiento de Natura México.
Pequeños coquetos
Para los bebés se han desarrollado líneas especiales que incluyen champús que no irritan los ojos, jabones neutros, polvos de talco, cremas, toallas húmedas, aceites y colonias.
Para quienes están un poco más grandecitos también existe una variada oferta de productos. Por ejemplo, para la pequeñas coquetas existen cremas y geles con brillo, lipgloss de suaves aromas o lacas de uñas en colores divertidos.
Pensado para los “peques”
Jimena Sánchez comenta que la cosmética infantil generalmente tiene aromas suaves y texturas ligeras; que son productos mas delicados, que proporcionan confort, salud y belleza a los más pequeños.
Sobre los aromas de los productos y perfumes para este delicado grupo, explica: “Las casas cosméticas eligen fragancias cuyo umbral de percepción sea agradable para los sentidos de los niños; además, que no contengan agentes irritantes. Por eso, prácticamente todos los cosméticos son suaves al olfato.
“En el caso de los productos de la línea Mamá & Bebé, de Natura, se eligió el aceite de passiflora porque además de ser rico en ácidos grasos esenciales, disminuye la pérdida de agua, evita la resequedad e irritaciones y posee una fragancia fresca, suave y relajante”.
Sobre los ingredientes que no se deben utilizar dentro de la cosmética infantil la experta apunta: “Una empresa responsable nunca usará en sus fórmulas aquellos que causen algún daño a la barrera cutánea.
“No se debe emplear, por ejemplo, alcohol, pigmentos o fragancias que pudieran causar irritación”.
Finalmente, respecto a la importancia que tienen los niños y los bebés para la industria cosmética Jimena Sánchez Juárez, explica: “En el extenso mercado latinoamericano ha aumentado significativamente la conciencia acerca del consumo y comercialización de los productos elaborados para cubrir las necesidades de los pequeños gracias a los espacios que difunden información al respecto”.

Fuente:

El Universal.com

29 de Abril de 2008



No olvides visitar