jueves, 17 de abril de 2008

Respirar bien


Respirar es indispensable para vivir, pero la mayor parte de las veces lo hacemos de forma inconsciente y errónea y, precisamente, ese es el problema. Una adecuada respiración puede ayudarnos a tener un aspecto mucho más bello, consecuencia de la vitalidad y la pureza que cada bocanada de oxígeno aporta a nuestro organismo.
Respirar bien nos aporta gran cantidad de cualidades, entre ellas la salud y la juventud, ya que al tener un organismo bien oxigenado los tejidos se fortalecen, se tonifican y se limpian, volviéndose más elásticos.
Saber respirar sirve además para que la grasa del vientre se reduzca, los pulmones se vacíen de aire viciado, se relajen los músculos de las tensiones y la circulación se vuelva más enérgica, retrasando de esta manera el envejecimiento prematuro de la piel.
Un organismo bien oxigenado se siente más ligero y piensa mejor. Al mismo tiempo, con una adecuada respiración se corrige la postura, se fortalece la columna y se combate el estreñimiento.
Por si fuera poco, con una respiración correcta ayudamos al aparato digestivo a metabolizar correctamente la comida que ingerimos.
Por tanto, no hay tratamiento de belleza más eficaz que realizar unos sencillos ejercicios de respiración. Comienza ubicándote en un lugar agradable, siéntate en una silla cómoda sin cruzar las piernas, cierra los ojos y pon una mano sobre el pecho y otra sobre el abdomen. Comienza a respirar cogiendo aire por la nariz y expulsándolo por la boca. Sigue respirando hasta lograr que la mano que tienes sobre el abdomen se mueva mientras que en la del pecho apenas percibas vibración. Al respirar con el vientre estamos actuando sobre los nervios que se concentran en la zona, relajándolos y eliminando tensiones y utilizando todas las partes del aparato respiratorio y no solo la región más alta de la caja torácica.
Repitiendo las sesiones varias veces al día lograremos que la respiración adecuada se convierta en rutinaria y, por tanto, que sus efectos positivos actúen en nuestro organismo sin darnos cuenta.
Del mismo modo, cualquier disciplina que active el sistema respiratorio, nadar, correr, bailar e incluso cantar, es totalmente aconsejable, siempre que se combine con técnicas respiratorias adecuadas.


Fuente:

La-actualidad.com

17 de Abril de 2008



No olvides visitar