martes, 15 de abril de 2008

Los 7 trucos para melenas radiantes


Si sigues estos tips, lucirás un cabello brilloso, suave y bien cuidado, pese al uso de los aparatos para estilizarlo y los estragos que el clima pueda hacer sobre él

Claudia RamírezEl UniversalMartes 15 de abril de 2008
claudia.ramirez@eluniversal.com.mx
Un cabello sano, bien cuidado y brilloso nos hace sentir seguras y guapas. Desafortunadamente, la acción del sol, el frío, el viento, la secadora, la plancha, entre muchos otros factores, lo dañan haciéndolo lucir opaco, deshidratado y poco estilizado.
Si el cabello se tiñe cuando ya está debilitado, pierde más hidratación, humectación y brillo porque se abren las escamas de la cutícula de las que está formado el cabello, provocando que la luz se refleje de manera dispersa y por lo tanto luzca más opaco.
Los expertos de Koleston te proponen siete tips que harán que tu cabellera conserve su fuerza, suavidad y brillo a pesar del tinte frecuente y el estilizado diario.
1.Usa correctamente la secadora y la plancha. No debemos excluirlas al momento de arreglarnos, porque ambas son valiosas herramientas para estilizar el cabello.
Sin embargo, sí debemos aprender a usarlas correctamente para evitar que resequen y maltraten la cabellera.
Deben emplearse de la raíz a las puntas, de modo que el calor se distribuya mejor y no altere la cohesión de las escamas.
No olvides usar productos termoprotectores para contrarrestar los efectos dañinos de estos aparatos.
2.Busca el brillo. Sé curiosa. Busca en el mercado productos que conserven el brillo natural del cabello. Existen tratamientos hidratantes, reparadores, protectores solares, protectores de color, etcétera.
En función de tus necesidades y presupuesto, puede elegir entre dos opciones: los que se venden en tiendas de autoservicio y los de uso profesional, que son aquellos que sólo puedes adquirir en salones de belleza.
3.Usa el champú correcto. Seco, debilitado, con tendencia grasa... Si no sabes cuál es tu tipo de cabello, consulta con un especialista, quien te hará un diagnóstico de lo que tu cabello y cuero cabelludo necesitan. Con base en ello, podrás comprar el champú que más te convenga.
Si está teñido, además tendrás que adquirir un champú que proteja el color por más tiempo, y usarlos alternadamente.
4. No le temas al acondicionador. Muchas mujeres tienen la creencia de que los acondicionadores favorecen la caída del cabello. No es cierto.
En realidad, estos productos lo revisten de una capa protectora que lo fortalece e hidrata.
Cuando aplicamos el acondicionador, el cabello que estaba previamente desprendido se desenreda y cae, es por ello que lo ves en la ducha, pero no por la acción del acondicionador.
5.Prohibida el agua caliente. Aunque te parezca que una ducha con agua caliente es relajante y desestresante, evítala porque deshidrata el cabello y si está teñido, puede provocar que pierda su color con mayor rapidez.
6.Cuida lo que comes. Así como el resto del cuerpo, el cabello también recibe los impactos de nuestra alimentación.
Incluye en tu dieta aceite de hígado de bacalao, huevos, lácteos, zanahorias, duraznos y demás alimentos que posean un alto contenido de vitamina A, pues ésta protege el cabello de la degeneración celular provocada por los radicales libres.
Además, no olvides tomar agua porque le aporta fortaleza e hidratación.
7.Usa el tinte correcto. El cabello teñido es especialmente sensible a perder el brillo por la acción química que implica este proceso.
No todos los tintes son iguales. Antes de comprar uno, debes fijarte que además del color, también te ofrezca dentro del empaque un producto que garantice la durabilidad y le brinde extra acondicionamiento al cabello, para que no pierda la sedosidad ni el brillo natural.
Por ejemplo, Koleston incorpora su tratamiento Gloss Intenso que ofrece seis semanas de color y brillo.

Fuente:

El Universal

15 de Abril de 2008



No olvides visitar