miércoles, 4 de junio de 2008

El tabaco, el alcohol, la contaminación y los medicamentos provocan la sobreproducción de radicales libres causantes del envejecimiento prematuro de l


El tabaco, el alcohol, la contaminación y los medicamentos provocan la sobreproducción de radicales libres causantes del envejecimiento prematuro de la piel o de enfermedades como el cáncer y ciertas patologías cardiovasculares.
Los radicales libres son necesarios para el organismo, pero la sobreproducción provoca el envejecimiento prematuro. Los alimentos antioxidantes, la vitamina e natural y el selenio pueden ayudar a neutralizar sus daños. Los radicales libres son necesarios para el organismo. Pero, en ocasiones, las personas se exponen a determinados factores que hacen que ocurra una sobreproducción difícil de asumir por el cuerpo. Esta acumulación provoca un daño celular causante del envejecimiento prematuro, en el mejor de los casos, y relacionado además con ciertas enfermedades muy graves, tales como el cáncer de piel o determinadas patologías cardiovasculares. Afortunadamente, el cuerpo humano siempre responde ante un ataque, activando sus mecanismos de defensa, para lo cual debe existir aporte de selenio suficiente en la alimentación y esto no está sucediendo por obra de agroquímicos y los cambios climáticos. Por lo que cabe preguntarse ¿cuál es el antídoto contra los radicales libres?: La Vitamina E de origen natural Selenio orgánico y los alimentos antioxidantes. En una de las partes donde más se manifiestan los radicales libres es en la piel, provocando un envejecimiento prematuro. Ello es debido a que los radicales libres tienen efectos nefastos sobre el colágeno, la proteína que ayuda a mantener la firmeza y la elasticidad de la piel. El resultado es resequedad, falta de elasticidad y aparición temprana de arrugas y líneas de expresión. El exceso de radicales libres también causa daños a la estructura genética de las células con unas consecuencias mucho más preocupantes para la salud. Existen más de 200 enfermedades ligadas a desequilibrios entre antioxidantes y radicales libres, aunque aún no demostradas cien por cien por la comunidad científica. Entre ellas, ciertas patologías cardiovasculares, el cáncer, las cataratas, la degeneración muscular asociada a la edad y ciertos problemas articulares. Guerra contra radicales. Los antioxidantes son unas moléculas, principalmente vitaminas y oligoelementos, que actúan eliminando el exceso de radicales libres. Las personas que consumen diariamente alimentos ricos en antioxidantes, o suplementan la alimentación con selenio en su forma orgánica, o con Vitamina e en su forma natural, almacenan estos nutrientes y están menos expuestas a sufrir esta erosión celular que produce, entre otras muchas cosas, el envejecimiento de la piel. Por eso a los alimentos antioxidantes se les consideran el elixir de la eterna juventud. Pero comer alimentos con gran cantidad de antioxidantes y el suplemento de vitamina e natural no sólo previene la formación de arrugas prematuras, sino que tiene unos efectos mucho más interesantes para la salud, tales como proteger el cerebro de enfermedades degenerativas relacionadas con la edad, como el Alzheimer (aún sin demostrar, pero con muchos estudios que lo avalan). Causas del exceso Existen dos causantes de la sobre producción de radicales libres, la primera, es la exposición a factores externos que aceleren el proceso; y la segunda, puede ser debido a que el cuerpo no reciba los suficientes antioxidantes encargados de contrarrestar los efectos negativos de los radicales libres. A continuación se exponen algunos de los agentes que ocasionan dicha situación: • El tabaco. • El alcohol. • La contaminación. • El desvanecimiento de la capa de ozono. • La inadecuada exposición al sol. • El ejercicio físico intenso. • Determinados medicamentos. Principales Antioxidantes Vitamina C Se encuentra especialmente en frutas y verduras crudas y frescas, tales como el perejil, hinojo, coliflor, berro, pimiento, pepino, melón, papaya, fresa, coles de bruselas, todos los cítricos, los kiwis, y los tomates. El consumo de la vitamina C: - Evita el envejecimiento prematuro y la degeneración de las células provocadas por los radicales libres. - Refuerza las defensas orgánicas, estimulando el sistema inmunitario. - Ayuda eficazmente a frenar la artrosis. - Protege al organismo de sustancias tóxicas como nitritos, insecticidas, ozono, radiaciones y disolventes. - Resguarda al cuerpo humano de la contaminación y del humo de los cigarrillos, - Preserva las arterias y previene el cáncer, las enfermedades de pulmón y las cataratas. Vitamina E Los trabajos avalan la suplementación con 400 a 800 UI de Vitamina e natural, no sinética. Los alimentos no alcanzan a aportar las necesidades de vitamina e que requiere el organismo. Se encuentra en las semillas, en los aceites vegetales, germen de trigo, vegetales verdes, frutos secos, cereales y yema de huevo. Los médicos indican Dextroalfatocoferol al 100 % que son cápsulas de Vitamina E Natural. Es el suplemento vitamínico más importante para combatir los efectos de la edad, por lo que se la conoce como la "súper vitamina". Sus resultados son: - Previene los ataques al corazón, el cáncer y atenúa la aparición de arrugas. - Bloquea la oxidación del colesterol malo y otros lípidos perjudiciales. - Evita el deterioro de las arterias, incrementa las defensas y protege al cerebro de enfermedades degenerativas. Betacaroteno Se encuentra en frutas y hortalizas de color rojizo, amarillo y naranja. Por ejemplo, zanahorias, albaricoques, espinacas, tomate, calabaza, melón y brécol. Preferiblemente deben ser ingeridas crudas o cocinadas al vapor. Es uno de los antioxidantes más efectivos para: - Proteger el organismo de las enfermedades crónicas provocadas por los radicales libres. - Cuidar la piel contra los rayos UVA y el envejecimiento. - Estimular el sistema inmunitario favoreciendo la producción de glóbulos blancos. - Prevenir el cáncer de pulmón, estómago y mama, así como también los infartos. -Bloquear la oxidación del colesterol que bloquea las arterias. - Aumentar las defensas. La pócima mágica para luchar contra esto se llama "alimentos antioxidantes". Los radicales libres son necesarios para el organismo. Pero, en ocasiones, las personas se exponen a determinados factores que hacen que ocurra una sobreproducción difícil de asumir por el cuerpo. Esta acumulación provoca un daño celular causante del envejecimiento prematuro, en el mejor de los casos, y relacionado además con ciertas enfermedades muy graves, tales como el cáncer de piel o determinadas patologías cardiovasculares. Afortunadamente, el cuerpo humano siempre responde ante un ataque, activando sus mecanismos de defensa. Por lo que cabe preguntarse ¿cuál es el antídoto contra los radicales libres?: los antioxidantes. Son los encargados de eliminar los sobrantes y de reparar los existentes. Aunque intentan vender la idea que los radicales libres son el peor enemigo de la juventud y la belleza, esto no es del todo cierto. Si el cuerpo los fabrica es porque realmente los necesita. Ellos juegan un papel muy importante en los mecanismos inmunitarios, ya que permiten luchar contra bacterias y virus. Además, intervienen en los procesos de producción de energía. Pero es su producción en exceso lo que los convierte en un verdadero peligro para el organismo, provocando una degradación progresiva de las paredes celulares. Este fenómeno se conoce como "estrés oxidativo". En una de las partes donde más se manifiesta es en la piel, provocando un envejecimiento prematuro. Ello es debido a que los radicales libres tienen efectos nefastos sobre el colágeno, la proteína que ayuda a mantener la firmeza y la elasticidad de la piel. El resultado es resequedad, falta de elasticidad y aparición temprana de arrugas y líneas de expresión. El exceso de radicales libres también causa daños a la estructura genética de las células con unas consecuencias mucho más preocupantes para la salud. Existen más de 200 enfermedades ligadas a desequilibrios entre antioxidantes y radicales libres, aunque aún no demostradas cien por cien por la comunidad científica. Entre ellas, ciertas patologías cardiovasculares, el cáncer, las cataratas, la degeneración muscular asociada a la edad y ciertos problemas articulares.


Fuente:

Médicos Consultores

4 de Junio de 2008



No olvides visitar

1 comentario:

Naturalmente dijo...

Los antioxidantes pueden ayudar a contrarestar el daño en las células del cuerpo causado por la oxidación y los radicales libres. Esto ayuda a retardar los síntomas del envejecimiento y a apoyar la salud en todo nuestro cuerpo. Muchos remedios naturales incorporan hierbas conocidas por su alto nivel de antioxidantes y de esta forma podemos ingerir estos ingredientes beneficiosos que muchas veces faltan en nuestra dieta. El té verde es tambien una gran fuente de antioxidantes.