viernes, 13 de junio de 2008

Para tener tranquilidad durante un examen…



Se terminan las clases y los exámenes están a la vuelta de la esquina. Los nervios se apoderan de todos y las aulas se vuelven un caos. Para no ser víctima de los nervios y la ansiedad de fin de curso, puedes seguir estos consejos:
Evitar las bebidas y sustancias excitantes.
Practicar técnicas de relajación y respiraciones abdominales.
No comentar el temario con los compañeros antes del examen. Muchos alumnos, en estas fechas sufren estrés y ansiedad, un problema que, lejos de ser banal, puede suponer un serio obstáculo a la hora de rendir correctamente en los estudios.Un alumno con ansiedad puede bajar su rendimiento hasta un 30% según Fernando Miralles, profesor de Psicología de la Universidad CEU San Pablo. Las estadísticas dicen que entre el 5 y el 35% de los estudiantes toman algún tipo de sustancia para no dormir durante los exámenes”. Estas bebidas sólo se pueden ingerir como máximo tres veces al día, consumir más puede, según estudios realizados al respecto, generar insomnio y palpitaciones, con lo cual el estudiante llega al examen más nervioso que si no tomase nada. Frente al consumo de esta clase de bebidas, Fernando Miralles da una serie de claves para evitar la ansiedad durante los exámenes.Es fundamental el apoyo por padres y profesores. Una buena técnica de estudio, una agenda bien organizada y practicar algún tipo de respiración abdominal, antes de la época de estudio.
Dormir como mínimo seis horas al día y no ingerir bebidas ni fármacos excitantes.
Al repasar la materia vine bien escribir en un folio las ideas principales para evitar quedarse en blanco en el examen.
El último repaso en casa debe ser por encima de la materia de la que se va a examinar.
Salir de casa con la suficiente antelación como para no ponerse nervioso por llegar tarde.
Una vez en el aula no aconseja comentar el temario con los compañeros, pues es uno de los factores de mayor estrés.
Antes de empezar a contestar el examen conviene leerlo todo y responder primero las preguntas que mejor se sepan, poniendo en cada párrafo una idea principal o concepto.
Otra recomendación que realiza es distribuir y controlar bien el tiempo e intentar darle un repaso final revisando la ortografía y subrayando las ideas más importantes.No obstante, si a pesar de todo el alumno comienza a ponerse nervioso “deberá hacer alguna técnica de relajación y respiraciones abdominales”.


Fuente:

Periódicodigital.com.mx

13 de Junio de 2008



No olvides visitar