jueves, 8 de noviembre de 2007

CONSEGUIR UN CABELLO MáS BONITO ES FáCIL


El cabello es el marco del rostro y uno de los principales atractivos de una mujer Por ello, es importante mantenerlo fuerte y bonito dedicándole tiempo y cuidados. El brillo del pelo significa glamour y salud. Muchas mujeres lo han perdido por maltratarlo y someterlo a diferentes procesos tales como el tinte, la permanente, las mechas, mucha exposición al sol o a productos químicos. Las señales más visibles de este deterioro son debilidad capilar, puntas abiertas, falta de brillo, rebeldía y pérdida de volumen. Consejos para mejorar el estado del cabello Existen una serie de sencillas técnicas que podemos realizar nosotras mismas en casa y que pueden ayudar a mejorar notablemente la salud del cabello:
Lavar el cabello habitualmente con un champú que no contenga detergentes (como mínimo una par de veces por semana).
Si nos lavamos el cabello con frecuencia (a diario en caso de cabellos grasos) es mejor utilizar un champú neutro.
Llevar una dieta sana, rica en alimentos naturales (vegetales variados, evitando alimentos de origen animal como carnes muy grasas, mariscos, etc.).
No se debe abusar de secadores que calienten excesivamente el cuero cabelludo, colorantes, lacas o geles.
Cepillar el cabello con un cepillo suave (mejor si es de cerdas de camello).
Es necesario dormir bien ya que ayuda a mantener el cabello en buen estado.
Realizar ejercicios de postura invertida dos o tres minutos al día. Estos favorecen el riego sanguíneo (apoyándose en la pared, colocar el cuerpo en posición vertical con la cabeza hacia abajo y los pies arriba).
Evitar el estrés, de no ser así, procurar realizar algún tipo de actividad de relajación para contrarrestarlo.
Es necesario durante el verano lavar el cabello para la eliminación de la sal o el cloro que lo resecan a causa del baño en la playa o la piscina. Utensilios imprescindibles Para lucir un pelo bonito y sano es importante contar con una serie de utensilios, accesorios y complementos que van a ayudar a que nuestro cabello luzca perfecto en cualquier situación y cualquier día del año.
El cepillo es probablemente el accesorio que más vamos a utilizar así que lo mejor es comprar uno de calidad, optando por los de cerdas naturales. Si los cepillos son sintéticos lo que hacen es romper el pelo y darle electricidad estática que hace como una aureola entorno a la cabeza. El cepillo redondo sirve para dar forma al cabello y es imprescindible, sobre todo, para las personas que llevan flequillo. En el caso de los cepillos redondos hay división de opiniones entre los profesionales. Los hay que opinan que es mejor utilizar los de cerdas de jabalí que son muy caros pero que protegen el pelo del calor. Sin embargo, hay quienes opinan que los metálicos son muchos más efectivos, ya que al calentarse con el secador marcan más rápido cualquier peinado. El secador es, en realidad, un gran enemigo del cabello pero aún así para muchas mujeres es inevitable utilizarlo. En este caso, es fundamental usar un buen aparato ya que al menos reduce las agresiones que sufrimos. Es importante que sea de unos 1800 watios y tenga varias velocidades. Lo mejor es que cuente con un difusor, muy útil para los cabellos rizados, y, que tenga aire frío. El champú debe ser siempre específico para cada tipo de cabello. En el caso del suavizante no debemos olvidarnos de utilizar siempre un poquito ya que ayuda a desenredar el pelo y así evitar que se rompa. La mascarilla es fundamental para equilibrar el cabello y debe aplicarse sólo una vez a la semana. Su uso constante hace que el pelo recupere flexibilidad y brillo y luzca más joven y sano. Por último, un bote de espuma también es un utensilio a tener en cuenta en el baño, sobre todo ahora que se llevan los cabellos ondulados. Las nuevas texturas en mousse han conseguido que el pelo coja cuerpo y volumen pero que no quede pegajoso. Cambiar de look A la hora de hacernos un corte de pelo hay que tener en cuenta que no sólo consiste en pasar de largo a corto o de rizado a liso, el cambio deber ser asesorado por un experto. Los que están ahora de moda son los cortes asimétricos. Es importante saber que si eres de cara redonda es mejor evitar el volumen a la altura de los oídos; las de cara en
forma de corazón, lo podrán llevar en capas y con volumen; si el aspecto del rostro es rectangular con frente pronunciada usa flequillo; las de cara cuadrada se ven bien con rizos suaves y si tienes la fortuna de tener la cara ovalada podrás escoger casi el corte que quieras. La forma del rostro es un primer paso pero también es conveniente tener en cuenta los rasgos de la cara y la personalidad. En la actualidad, pintarlo con tonos chic es lo que está de moda. Los ocres con mechones más claros son los que más se usan, pero también puede llevarse de un solo color. Los tonos oscuros suelen volver los rasgos más fuertes. Si eres morena no lo aclares tanto quédate con los caobas y, si eres de tez blanca con rasgos dulces arriésgate con colores oscuros o rojizos, que te hacen ver más atrevida. Un toque de color Si eres de las que te gusta el cabello teñido ya no tienes por qué conformarte con tu tono natural de pelo, ahora puedes elegir el que más te favorezca, sin renunciar por ello a la salud del cabello. El color como elemento estético del cuerpo humano no es una práctica nacida en esta era. La coloración artificial del cabello siempre ha existido y la historia lo demuestra. Los egipcios, por ejemplo, utilizaban hena para teñir las uñas y el cabello de colores rojizos y caobas, y, si querían un color gris usaban una fórmula basada en sangre de vaca negra con aceite. Estos ingredientes se hervían y eran aplicados en el cabello. Los griegos, por su parte, utilizaban colorantes basados en dos pigmentos, uno blanco (blanco de cerusa) y otro bermellón y los romanos usaban un compuesto de sebo de cabra y ceniza de haya. En la actualidad, disponemos de productos de calidad que incluyen todos los elementos necesarios para realizar una correcta coloración, con fórmulas que no sólo tiñen el cabello, sino que también lo protegen. Cada día son más las mujeres que utilizan un producto de coloración. Mientras que en 1998 un 65% de la población femenina demandaba un producto de este tipo, ya en el año 2001 el porcentaje se elevó hasta un 76%. Conseguir un cabello más bonito es así de fácil, sólo es cuestión de dedicarle paciencia, mimo, cuidados… y ¡a lucir melena


Fuente:

Piquio.com

8 de Noviembre de 2007



No olvides visitar