martes, 6 de noviembre de 2007

Una solución para las cicatrices del acné



El dispositivo se encuentra ya en la Argentina. Se llama Cutera Xeo. Es un método que regenera la piel por estimulación de las células productoras de colágeno mediante aplicaciones de láser realizadas por el médico con un dispositivo manual. No requiere de cirugía, anestesia ni postoperatorio


El acné es una de las afecciones más comunes. El nombre, con el que se lo conoce desde el siglo VI, deriva de la palabra latina acme y significa cumbre o punto álgido, porque se comparaba el aspecto que daba a la piel con el de una enfermedad en su momento de máxima virulencia. Con grados de severidad muy diferentes, el acné aparece en un 80 u 85% de los adolescentes y jóvenes en algún momento entre los 12 y los 25 años. Se comienza a manifestar más típicamente entre los 13 y los 15 años y sus causas pueden ser múltiples, pero se vinculan más comúnmente con los cambios hormonales propios de esa edad. Al aumentar la secreción sebácea y el recambio celular de la piel, se bloquean los folículos pilosos. El resultado es una reacción inflamatoria que se agrava por la acción de bacterias epidérmicas que producen infección y secreciones. Las lesiones quedan muy expuestas, ya que en el 90% de los casos se manifiestan en la cara. El impacto que provocan es fundamentalmente estético. Existe una multitud de tratamientos para moderar las fases activas de la afección, con diversa efectividad; pero las secuelas o cicatrices han planteado un problema estético que puede arrastrarse de por vida. “Uno de los más modernos tratamientos no invasivos con dispositivos de tecnología láser se encuentra ya en la Argentina: el Cutera Xeo. Un método que regenera la piel por estimulación de las células productoras de colágeno mediante aplicaciones de láser realizadas por el médico con un dispositivo manual denominado Láser Génesis sobre la superficie de la zona a tratar. El notable efecto reparador que esto produce se logra en consultorio, sin necesidad de cirugía, ni de anestesia, ni período postoperatorio”, explica el médico especialista Roberto Amado-Cattaneo, con más de 20 años de trayectoria en Estados Unidos. La tecnología que lo posibilita utiliza láser Neodmium-Yag y su fundamento es la energía lumínica absorbida por las capas superiores de la dermis, ubicada por debajo de las capas superficiales de la piel, de modo que se transforma en energía calórica y produce un ligero calentamiento que estimula la renovación del colágeno. No es un tratamiento del acné sino reparador de las cicatrices y las imperfecciones de la textura de la piel, y por eso puede ser utilizado sólo una vez que el acné ya ha cesado su etapa activa. El sistema Láser Génesis se utiliza también para el tratamiento de las arrugas finas, el enrojecimiento disperso y otros efectos prematuros del envejecimiento y la acción del sol, puntualiza el médico. Los resultados, que tienden a lograr un aspecto completamente natural de la piel devolviéndole su textura, dependen de la severidad de las lesiones.


Fuente:

Diario Hoy

6 de Noviembre de 2007



No olvides visitar