martes, 13 de noviembre de 2007

Tenga cuidado con el estrés en el embarazo


Fatiga, insomnio, ansiedad y dolores de cabeza son los síntomas más frecuentes. Si no se controla, puede resultar perjudicial para la gestante y para el feto.
El anuncio de la llegada de un bebé no solo es motivo de alegría para muchas mujeres sino también de preocupación, por todo lo nuevo que viene. Sin embargo, cuando a las molestias físicas y a cierta inestabilidad emocional que genera la 'dulce espera' se suman la angustia y la ansiedad, estas pueden convertirse en estrés. "El embarazo predispone a diferentes estados de ánimo que pueden conducir al estrés, como alegría, tristeza, miedo, ansiedad, tranquilidad, incertidumbre, dudas y sentimientos de culpa", explica la doctora Rosa Lara Valderrama, ex decana del Colegio de Obstetras del Perú.
De acuerdo con la especialista, cuando el estrés físico o emocional se acumula y alcanza niveles excesivos, puede ser perjudicial para la mujer embarazada y provocarle fatiga, insomnio, ansiedad, poco o demasiado apetito y dolores de cabeza y de espalda.
Valderrama advierte que un alto nivel de estrés entre las 18 y 20 semanas de embarazo, es decir, a partir del cuarto mes, puede generar altas concentraciones de determinadas sustancias en la sangre que se asocian al parto prematuro.
Los bebés prematuros presentan un peso inferior al normal, así como los hijos de las mujeres que sufren altos niveles de estrés y de ansiedad, según los estudios médicos.
RELAX. Por ello, la doctora Valderrama recomienda a las gestantes evitar sitios congestionados, beber abundante líquido, evitar las tensiones y hacer ejercicios, escuchar música, descansar más y alimentarse mejor para que puedan superar fácilmente las situaciones estresantes que se presentan a cada momento.


Fuente:

Perú 21

13 de Noviembre de 2007