miércoles, 9 de enero de 2008

Cabelleras atrevidas


Los especialistas en belleza capilar afirman que la nueva tendencia en cuanto a pelo se refiere, es lucir colores clásicos, como rubios, castaños y rojos en toda su gama, pero con contrastes de tonalidades de fantasía, como lilas, fucsias, naranja y neón, entre otros."Teñirse de un sólo color ya no va", explica el estilista de origen chileno Denis Loyola, quien dirige el salón de belleza Blondie’s, situado en la calle 46 oeste, en Manhattan. "Ahora la tendencia es usar dos o tres colores, tanto para estilos más osados como para los más clásicos", agrega el profesional. "Para los ‘highlights’, o rayos, mechas o luces, como se le dice en distintos países, se deben utilizar colores bien dramáticos, para obtener el contraste". Esta moda de colores viene acompañada en esta temporada de invierno por cortes de precisión: "Se trata de cortes de cabello lineales, donde los contrastes de los colores de fantasía no se ven en la parte de arriba del cabello, sino por el medio y las puntas", dice.Loyola señala que para esta tendencia está muy de moda el cabello negro combinado con morado o púrpura, o con verde. Además, las duplas que también funcionan son un cabello castaño con naranja o con fucsia, y para las rubias, en cambio, los colores oscuros como azul marino o negro son los que mejor van."Se trata de un estilo bastante urbano. No está enfocado para toda la gente, sino para quienes se atreven más. La idea está inspirada en las caricaturas japonesas", explica Loyola.Para las más conservadoras, está la moda más clásica, pero que también involucra más de un color a la hora de teñir: "Es un estilo más romántico, donde se trabaja en tres colores diferentes, pero en los mismos tonos. Por ejemplo, una mezcla de tonos miel, café y rubio oscuro, donde las separaciones a lo largo del pelo no son rígidas, sino muy sutiles", dice el estilista.Colores que concuerdanLoyola aclara que las nuevas tendencias son sólo ideas para cada temporada, y están enfocadas a quienes quieren experimentar algo nuevo. "Los cambios siempre son buenos. Desde un corte de pelo a la aplicación de un nuevo color, el cambio da una nueva energía. Es como una terapia, un nuevo paso", comenta.Al elegir el color adecuado para cada persona, la tonalidad de la piel es determinante, así como el tono de los ojos. "Para tener una idea más clara se pueden utilizar los muestrarios de tinturas que hay en los salones y contrastarlos con el color de los ojos. Si el color matiza bien, va a quedar bien con el tono de piel", dice. Para pieles más oscuras, colores como borgoña, caoba y toda la gama de los rojos en general, van bien. "Para piel morena y ojos cafés, los castaños y los rubios oscuros combinan perfectamente. Si se quiere el pelo más claro, se recomienda aplicar sólo ‘highlights’, y no en todo el pelo", dice. Cejas en contrasteEn el caso de qué hacer con las cejas luego de que se ha cambiado el tono del cabello, las opciones varían. Algunas mujeres pueden optar por maquillarlas, haciéndolas más claras o rojizas, o aplicar el color de la tintura en los últimos diez minutos del proceso de teñido. "¡Nunca más de diez minutos!", dice categórico Loyola, y agrega que también es posible dejar las cejas al natural. "Incluso un estilo platinado con cejas negras", ejemplifica.Dependiendo del crecimiento del cabello, es recomendable teñirse cada tres o seis semanas. "Tres semanas si el pelo crece muy rápido o si es muy canoso", precisa.Para finalizar, Loyola sugiere un peinado que él define como romántico: "Se puede tomar parte del pelo hacia arriba, dejando caer cabello ondulado a los costados. Una suerte de cuadro de Botticelli”.


Fuente:

Daily News

9 de Enero de 2008



No olvides visitar