lunes, 28 de enero de 2008

Un placer de los dioses


Johana Reyes

Luego de aplicar mezcla de chocolate y barro, se envuelve en una sabana eléctrica.
San Pedro Sula. Todos se mueren por comer chocolate, una de las delicias más apetecidas, y ahora también porque recorra sus cuerpos para recobrar la tersura de la piel.
La chocoterapia ha revolucionado el mundo de la belleza con sus beneficios para mejorar la apariencia de la piel.
En la ciudad ya hay centros en los cuales se realiza esta novedosa terapia.
El uso del cacao con fines estéticos se obtiene mediante la aplicación superficial del delicioso alimento sobre la piel. "El chocolate tiene propiedades antioxidantes tanto por vía oral como cutánea", expresa la masajista Nelly López.
El cacao es un alimento vivificante con propiedades estimulantes, que reanima y reconforta el cuerpo.
Además, es una excelente terapia para subir el ánimo y ayuda a eliminar la fatiga. Su sabor dulce aumenta el nivel de serotonina.
Las semillas del cacao tienen una composición bioquímica muy rica: contienen más de 800 moléculas con propiedades hidratantes, tonificantes, regeneradoras y revitalizantes. Son una fuente de principios activos de inestimable valor y que permite su uso en una amplia gama de aplicaciones cosméticas y dietéticas.
Proceso
"Hay varias formas de aplicar la chocoterapia. Una de ellas es una combinación de barro y chocolate en polvo, fórmula que refresca y reanima a cualquier persona", asegura López.
Antes de someterse al tratamiento, se debe realizar una exfoliación del cuerpo con una mezcla de chocolate en polvo y sal. Se masajea desde los pies hasta el pecho.
Es importante que la persona no tenga problemas en la piel para que pueda recibir todos los beneficios de esa nueva técnica que además le dejará un dulce aroma.
López comenta que el chocolate actúa como relajante y al tiempo vitaliza la piel, dejándola suave y ligeramente perfumada. De esta forma utiliza los beneficios de la aromaterapia. El masaje dura 45 minutos.
Acción
Una vez que se ha dado un suave masaje exfoliante, se procede a aplicar la fórmula de barro con chocolate en polvo. La mezcla se aplica en el cuerpo, se va entendiendo con un masaje suave para después tapar con una manta eléctrica y favorecer la absorción de los componentes nutritivos y revitalizantes. La duración de este tratamiento es de unos 55 minutos.
La habitación donde se realiza la chocoterapia debe estar iluminada tenuemente y con música suave para que la persona se relaje.
La terapia es una sesión pensada para su disfrute personal. Su principal efecto es endorfínico y sensorial, aunque también se dejará notar sobre la piel porque tiene propiedades hidratantes y nutritivas. Es una excelente terapia para subir el ánimo y ayuda a eliminar la fatiga.


Fuente:

La Prensa

28 de Enero de 2008



No olvides visitar