lunes, 7 de enero de 2008

Usar protectores en las piscinas disminuye el riesgo de enfermedades auditivas



Los especialistas recomiendan el uso de protectores auditivos para evitar complicaciones auditivas, tanto en niños como adultos, ya que el excesivo contacto del canal auditivo con el agua podría traer complicaciones y derivar en la perforación del tímpano.
Con la llegada del verano y las actividades acuáticas en piscinas, lagos o playas, surgen también las amenazas de problemas a la salud que si no son bien cuidados, pueden tener consecuencias permanentes. En el caso de la salud auditiva, la otitis externa es una de las principales y más complicadas infecciones que se da en esta época del año y no discrimina en sexo ni edad. Todos, tanto adultos como niños, están expuestos a desarrollar esta enfermedad. El excesivo calor, junto al contacto con el agua y la automanipulación del conducto auditivo, son factores que favorecen la aparición de hongos y bacterias. Según explicó el otorrinolaringólogo, Dr. Ernesto Ried, "el agua produce maceración en la piel del conducto auditivo, lo que causa otitis o infecciones que podrían derivar en la perforación del tímpano".Así, para evitar este tipo de complicaciones el especialista agregó que es recomendable utilizar protectores auditivos. Éstos son aptos y necesarios tanto para niños como para deportistas acuáticos, e incluso para personas con perforación timpánica. "El uso de tapones disminuye el nivel de humedad y por ende, las enfermedades asociadas a ésta como la exostosis, la cual es muy recurrente en deportistas náuticos debido al constante contacto con el agua, lo que puede llegar a crear problemas auditivos severos", aseguró.


Fuente:

La Segunda Online

7 de Enero de 2008



No olvides visitar