miércoles, 28 de mayo de 2008

¡Quiero una piel dorada!


Tener un cuerpo bronceado es una moda que ha pegado duro. En épocas anteriores la tez clara era símbolo de distinción, hoy se considera que las pieles bronceadas son símbolo de salud y belleza. El problema surge cuando esa decisión de obtener un bronceado perfecto se vuelve obsesión.
Tanorexia, obsesión por el bronceado
Los cuerpos bronceados realmente lucen hermosos, pero si no se tiene el cuidado necesario y surge un interés exagerado por conseguirlo, el costo para la salud puede ser peligroso.
Fotos
La obsesión por el bronceado
La adicción al bronceado ya comienza a conocerse con el nombre de tanorexia (tan significa bronceado en inglés) y surge cuando la gente cree que poseer un bronceado perfecto es sinónimo de atractivo y esto se ha convertido en una moda” ya, comenta la doctora Patricia Martínez Cejudo, especialista en dermatología y oncología.Las personas que padecen esta enfermedad se distinguen por presentar una inconformidad en el color de su dermis, logrando de esta manera que el empeño por alcanzar el ideal de belleza llegue a ser destructivo en su imagen.Los tanoréxicos son clientes frecuentes de los rayos UV, aprovechan cualquier escapada a la alberca o playa para tenderse bajo el sol, y recurren a sesiones de bronceado.Un estudio realizado por la Universidad Wake Forest en 2006 expuso que las personas con esta obsesión experimentan una sensación placentera al estar en contacto con los rayos UV y que cada vez que se asolean, su organismo produce endorfinas que brindan una sensación de bienestar.“Las personas que llegan a tener un bronceado en exceso dejan a un lado el cuidado de su piel y siguen exponiéndose a los rayos UV sin medida, provocando incluso quemaduras de primer grado,” dijo Patricia Martínez.


El mito o realidad de que estar blanco ya no está de moda y que lucir un cuerpo bronceado se ha convertido en una obligación estética y una excelente carta de presentación ante los demás, ha empujado a la gente a buscar ese prototipo de belleza.Las personas que sufren de esta obsesión tienen una idea distorsionada de lo que es considerado bello, pues su piel ya no es saludable, surgen melanomas, hay un envejecimiento prematuro, las líneas de expresión comienzan a ser muy marcadas, hay aparición excesiva de arrugas, la piel se curte y aún así consideran que no están lo suficiente bronceados.¡Cuidado con las camas de bronceado!Las personas siguen exponiendo el cuerpo al sol y debido a que es poco probable que se obtenga un buen bronceado en poco tiempo, a menos de que la naturaleza los haya dotado de un alto nivel de melanina, que es un pigmento que proporciona una tonalidad oscura a la piel y la protege de los rayos ultravioleta, la gente recurre a las famosas sesiones de bronceado.La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha informado que el uso de camas solares o cualquier aparato que contenga algún emisor de rayos ultravioletas, puede generar cáncer en la piel.Por otro lado, la industria del bronceado habla sobre los “beneficios” de utilizarlas, justificando que el bronceado puede ser ajustable y por lo tanto controlar la producción de melanina, y que además la exposición a los rayos UV promueve la producción de vitamina D, que a su vez previene diversas enfermedades.La doctora Martinez explica que el bronceado acelera el proceso de envejecimiento, y aumenta el riesgo de melanomas, lo que puede generar varios tipos de cáncer en la piel o incluso hasta quemaduras de primer y segundo grado superficial.


Según los fabricantes de camas de bronceado, los únicos rayos que dañan la piel son los rayos ultravioleta del tipo B (UVB) y que los del tipo A (UVA) que son los que emiten estos aparatos, son prácticamente inofensivos.La Food and Drug Administration (FDA) y el Center for Disease Control and Prevention (CDC) advierten que los rayos UVA son peligrosos debido a que generan el melanoma maligno y ocasionan daños al sistema inmune. Por eso, los dermatólogos no recomiendan que se acuda a estas sesiones.Consigue un bronceado saludableSeguramente, después de lo que has leído estarás pensando en no broncearte jamás, pero no te preocupes, afortunadamente la industria de la cosmetología ha creado cremas bronceadoras capaces de darle ese tono trigueño a tu piel, sin la necesidad de exponerte a cámaras de bronceado que arriesgan y maltratan tu piel.Lo de hoy son los autobronceadores y lo mejor del caso es que hay para el cuerpo y rostro. Sólo aplícalo en todo el cuerpo e inmediatamente surtirá efecto dejando una película de color natural. Además, te protegen de los efectos del sol, previenen la aparición de arrugas, hidratan y suavizan tu piel, dejando un bronceado luminoso. No son pegajosos y en su mayoría son resistentes al agua.Este tipo de bronceadores pueden contener hidratantes como la altea, sustancia extraída de las algas marinas, que permiten aprovechar la humedad de la piel, vitamina E, cera de abejas, fragancias, ingredientes naturales y protector solar.Existen diversas marcas, pero nuestra favorita es Sunless Bronze de Cyzone, pues con ella podrás disfrutar de un bronceado totalmente natural, parejo y sin dejar mancha alguna en la piel ni en la ropa.


Fuente:

Univision.com

28 de Mayo de 2008



No 0lvides visitar