jueves, 2 de octubre de 2008

La calvicie incide negativamente en el éxito social y laboral de los hombres


El cuidado del cabello es una de las mayores preocupaciones estéticas de los hombres, especialmente entre los españoles, que son los europeos que más tiempo dedican a cuidarse el pelo. A pesar de que el cabello es considerado un elemento esencial en la imagen del sexo masculino, y de que dos de cada tres hombres de todas las edades sufre pérdidas de cabello o calvicie, son muy pocos los que deciden ponerle remedio.
Según una encuesta el 75% de los hombres con esta patología reconoce no haber iniciado nunca ningún tratamiento para remediarla. La falta de confianza en los tratamientos o la convicción errónea de que la calvicie es un problema genético sin solución, suelen ser las principales razones por las que los hombres desechan la posibilidad de salvar su cabello.
Un handicap social y laboral
Sin embargo, expertos en la materia advierten que la calvicie no es un problema sin solución y que los tratamientos actuales permiten frenar el proceso, siempre que se ataje a tiempo el problema.
''La calvicie incide negativamente en el éxito social y laboral de los hombres'', afirma un experto, quien añade que diversos estudios han demostrado como el aspecto físico influye en el nivel de renta y en la imagen personal. Efectivamente, muchos hombres reconocen sentir como la pérdida de cabello afecta a su autoestima.
De hecho, los especialistas advierten que la mayoría de los hombres que padecen alopecia sufre un proceso de estrés moderado, inducido principalmente por el miedo al rechazo social o el temor a aparentar más edad.
Hormonas, genes y edad
La caída del cabello es un proceso normal en el que este se va renovando constantemente cumpliendo un ciclo vital. No obstante el porcentaje de pérdida de cabello diario varía en función de las cualidades genéticas y hábitos de vida de la persona.
En España, la alopecia androgenética o calvicie, afecta a cerca de 3,5 millones de hombres con edades comprendidas entre los 20 y los 45 años. Los hombres son mucho más propensos que las mujeres a la calvicie y a la pérdida de cabello, especialmente a medida que envejecen. Esto se debe a que el 95% del origen de la alopecia masculina es de origen genético.
Existen además otros agentes influyentes que pueden agravar el factor genético como son la edad, el tabaco, el estrés o una mala alimentación.
Respecto a la edad, la adolescencia es la etapa en la que más pérdida de cabello sufre el sexo masculino. A medida que la persona va creciendo, se va reduciendo gradualmente la pérdida de cabello; aunque es en la edad adulta cuando más se notan los efectos de la alopecia, debido a que los cabellos crecen cada vez más finos y cortos.
Según los entendidos, diferentes investigaciones han demostrado que el tabaco incide negativamente en la salud del cuero cabelludo, agravando el proceso de pérdida de cabello.
Actuar desde una edad temprana
Pero la calvicie no es un problema sin solución. Los especialistas reconocen que ''los crecepelos no existen'', pero insiste en que los tratamientos actuales permiten detener el avance de la calvicie, siempre que se empiece a tratar en los primeros años del proceso.
A pesar del factor hereditario, existen ciertos medicamentos y productos que incluyen ingredientes fortalecedores y regenerantes que frenan la caída del cabello, como la ceramida, que refuerza el exterior del cabello, o el aminexil que actúa sobre la raíz del cabello.
Respecto a las falsas creencias que existen en torno al cuidado del cabello, se insiste en desmitificar que el lavado frecuente, el uso de gomina o los tintes incidan negativamente en la pérdida de cabello; así como tampoco es cierto, añade, que cortarlo frecuentemente fortalezca el cuero cabelludo.
En definitiva, para combatir eficazmente la calvicie es primordial la aplicación de un tratamiento precoz, desde la juventud, para inhibir los factores genéticos, así como la aplicación de un tratamiento adecuado, manteniendo la constancia en el tiempo.


Fuente:

EcoDiario.es

2 de Octubre de 2008



No olvides visitar