miércoles, 1 de octubre de 2008

Alertan salones de belleza por alisado al pelo



Por Margarita Brito Cuando la periodista Elaine Feliz decidió darse un tratamiento de 15 minutos de Keratina, no imaginó ni nadie le informó que podía sufrir una reacción alérgica y más que eso, que sus pulmones y sus terminaciones nerviosas sufrirían inflamación aguda y que 17 días después todavía no se recupera totalmente de la gravedad que hizo.
***
Componentes como cloro y formaldheido convierten este tratamiento en una bomba de tiempo.
***
“No podía respirar, me llevaron de urgencia a la clínica Abel González de la Lincoln , me pusieron antialérgico y me medicaron para bajar la presión. Al otro día tuvieron que llevarme de nuevo. Tenía los pulmones inflamados y las plaquetas muy bajas”, señaló la periodista, con la cual conversamos vía teléfonica, publica los detalles de todo lo que ha pasado, en la página Teclalibre.com.
La revista Allure en su publicación de octubre en Estados Unidos, incluye una investigación del tratamiento capilar de Keratina brasileña, también conocido como tratamiento “escova progressiva”, que vale 600 dólares, (en el país una onza cuesta 2,000) y que promete convertir el cabello seco y rizado-apretado en pelo suave y sedoso, por meses.
La investigación señala que para aplicarlo el estilista y los clientes a menudo usan máscaras de gas y otros y aún así pueden sentir los efectos dañinos de los gases, potencialmente fatales.
“Muchos clientes y estilistas no saben que este tratamiento brasileño a menudo contiene altas concentraciones de formaldehídos, un químico que causa cáncer”, subraya. Destaca que muchos de los tratamientos populares en el mercado contienen por lo menos 10 veces más formaldehídos que el 0.2% que se considera seguro por el Panel de Expertos de Revisión de Ingredientes Cosméticos. La FDA americana no regula los cosméticos pero ahora tiene bajo la lupa los tratamientos de “escova progressiva”.
Algunos dueños de peluquerías y estilistas creen que la solución de su tratamiento de keratina brasileño contiene 2%, no 0.2% de formaldehído, que es el aprobado por la FDA. Pero esa frase es falsa, de acuerdo con la representante de la FDA , Verónica Castero. Se afirma que este producto logra cabello suave y sedoso usando Keratina, pero parece que la Keratina no tiene nada que ver en el alisamiento del pelo y NO cambia la estructura del cabello, y que es realmente el formaldehído lo que hace que el tratamiento trabaje. De acuerdo con la revista Allure
Muchas peluquerías han empezado a suspender esta clase de tratamientos y ofrecen sus propias alternativas al poco seguro Tratamiento de Keratina Brasileña. La peluquería Yellow Strawberry Salon de la Florida ha desarrollado su propio tratamiento “Caribbean Dream”. Caribbean Dream no requiere máscara de gas, nada de equipos de seguridad poco ortodoxos y los estilistas pueden usar el producto sin preocuparse de poner en peligro la seguridad del cliente o de si mismos; confiados en que el tratamiento para el cabello le dará a las mujeres la misma anhelada apariencia de “escova progressiva”, dice el dueño de la peluquería Jesse Briggs.
Daisy de Rondón alertó sobre el producto
Entrevistada sobre el tema, Daisy de Rondón, propietaria de Daisy Gran Salón, conocida experta en belleza, dijo que conoció el producto y lo compró, pero que al aplicarlo notó el fuerte olor que despedía y decidió no usarlo y enviarlo a analizar a los laboratorios de Biotecnología Industrial (IIBI) y Valdez Aguas Vivas, porque vio que el producto no tenía manufacturador. Con los resultados fue a Salud Pública y al programa de Nuria Piera y alertó que el producto es altamente peligroso, porque entiende que como profesional debía informar. Resaltó que el folmor no es problema, sino la cantidad que se usa que además se mezcla con cloro. Resaltó que el producto fue analizado en los laboratorios de la Uasd, donde corroboraron la peligrosidad de su uso en humanos. “El concepto del producto no es malo, pero con esas características resulta peligroso”, dice Rondon. Resaltó que puede dañar el iris del ojo, los pulmones y es cancerígeno, pero además al aplicar a un cabello desrizado se cae. “Hace cinco meses lo denuncié, fui a Salud Pública, pero nadie me hizo caso. Muchosdicen que Doña Daisy tinen envidia porque no tiene el producto, pero no es así”, dijo.


Fuente:

El Nacional

1 de Octubre de 2008



No olvides visitar