viernes, 8 de agosto de 2008

El agua, fuente de belleza


La piel, como cualquier otra parte del cuerpo, necesita del agua para mantenerse hidratada. Este componente esencial en nuestro organismo representa entre el 70 y el 80% de nuestra piel.
Este alto porcentaje hace que sea fundamental evitar la deshidratación de la misma porque cuando falta agua desaparece la humedad y los lípidos que dan lugar a ella. A partir de ese momento la piel se debilita, quedando la epidermis expuesta a las agresiones externas, lo cual lleva a la agresión de finas líneas. Al mismo tiempo la piel se vuelve seca y áspera, perdiendo su tersura y elasticidad.
Además, una de las consecuencias más serias es que la epidermis deshidratada no es capaz de cumplir con una de sus funciones biológicas más importantes; concretamente, proteger al organismo y las capas profundas de la piel de los agentes externos como vientos fuertes, contaminación ambiental y otros muchos agresores.
Para evitar todas estas contraindicaciones, sobre todo ahora en verano que el calor aprieta, nada mejor que utilizar la estructura cristalina del agua. Masajee suavemente el rostro, el pecho y la zona del cuello durante un minuto con cubitos de hielo, siempre con movimientos circulares. Esto, además de hidratar dará firmeza a los tejidos y mejorará la circulación de la sangre en la piel.
Otra opción para disfrutar de los beneficios del agua son los spa, balnearios y centros de talasoterapia. Tres tipos de espacios muy diferentes entre sí pero con un objetivo común, funcionar como fuentes de belleza.
Así, en los spa se hacen tratamientos de hidroterapia con agua potable de grifo. Baños esenciales, chorros y piscinas suelen ser sus principales tratamientos.
Por su parte, los balnearios son establecimientos que disponen de aguas mineromedicinales procedentes de manantiales naturales, mientras que en los centros de talasoterapia aprovechan los beneficios del mundo marino, incluida el agua de mar en sus tratamientos.
Por último, no olvides que bebiendo dos litros de agua al día, como mínimo, te sentirás mejor, eliminarás grasa y tu piel estará mucho más suave e hidratada. En definitiva, un líquido indispensable que además de salud aporta belleza a nuestro organismo, tanto interno como externo.


Fuente:

la-actualidad.com

8 de Agosto de 2008



No olvides visitar