jueves, 21 de agosto de 2008

Mujeres padecen de cambios en la piel durante embarazo


Sea cuidadosa con el contenido de productos de belleza y maquillaje, algunos contienen componentes que pueden generar reacciones alérgicas. Lea las instrucciones del empaque sobre todo en el caso de los tintes.

Las pecas y los lunares pueden volverse más grandes y oscuros, al igual que los pezones Las mujeres en período de gestación experimentan variación en los niveles hormonales y un incremento en el volumen de la sangre para permitir que ésta llegue al útero para satisfacer las necesidades metabólicas del embrión; en este sentido, uno de los cambios más notables en el embarazo es el estiramiento de la piel de la madre en la medida en que el feto aumenta de peso y tamaño.
De esta manera surgen las estrías en la piel, principalmente por el crecimiento de los senos y el abdomen, aunque también pueden aparecer en los glúteos, muslos y caderas. A pesar que no hay una total forma de prevenir las estrías durante el embarazo y que éstas se notan menos después del parto, la hidratación constante ayuda a que su piel mejore.
Los cambios durante el embarazo son distintos en cada mujer, algunas presentan brotes de acné, debido a que sus glándulas sebáceas producen grandes cantidades de grasa que obstruyen a los poros, esto es especialmente frecuente en aquellas mujeres que normalmente hayan sufrido este problema durante la menstruación.
Además, las pecas y los lunares pueden volverse más grandes y oscuros, al igual que los pezones; estos son los únicos cambios que generalmente son permanentes pues la “mascara del embarazo” u oscurecimiento de la piel de la cara, las manchas en las piernas, el interior de los muslos, los genitales externos y la “línea negra” (una hiperpigmentación que va desde el ombligo a la zona púbica) suelen desaparecer después de dar a luz.
Muchas mujeres también pueden desarrollar erupciones producidas por el calor, la humedad y el sudor. Especialmente a finales del embarazo, pueden aparecer unos puntitos rojos e inofensivos en el abdomen que producen picazón, esa erupción puede diseminarse a los glúteos, brazos y piernas.
El control es indispensable A pesar que la mayoría de los cambios en la piel que aparecen durante el embarazo son inofensivos, es de vital importancia que la futura madre se mantenga en constante vigilancia médica y debe consultar a un profesional de la salud cuando los síntomas de las afecciones sean intensos.
El gineco-obstetra es la persona encargada de referirla al médico especialista que atenderá su caso. Por ejemplo, cuando sienta picazón en todo el cuerpo de forma aguda; además de vómitos, fatiga, perdida de color y de apetito, pues esto puede ser signo de colestasis intrahepática (una alteración del flujo de la bilis hacía los intestinos) que puede ser inofensiva para la madre pero puede llegar a afectar al bebé.
También, es importante prestar suma atención al oscurecimiento de la piel cuando está acompañado de dolores, enrojecimientos, sangrado o cambios en el tamaño o color de un lunar. Además, es fundamental utilizar ungüentos y cremas recomendadas por profesionales para mujeres en periodo de gestación.
Asimismo, es imprescindible que la futura madre consulte a su médico cuando la hinchazón de los parpados o los pies oculten aumentos repentinos de peso; pues esta situación puede indicar que está reteniendo líquido y se puede estar elevando su presión arterial.
La prevención La mayoría de los cambios en la piel son inevitables y suelen desaparecer luego de dar a luz; pero, hay recomendaciones para cuidarla durante el embarazo:
- Aliméntese balanceadamente, evite la grasa y sal en exceso; así controlará el aumento de peso y la aparición excesiva de estrías en la piel.
- Mantenga una buena rutina de cuidado facial; utilice productos limpiadores suaves no más de tres veces al día. De esta manera ayudará a eliminar el exceso de grasa en la piel y a prevenir la aparición de acné.
- Es importante tomar precauciones contra el sol; utilizar protector solar diario, (mínimo con un FPS No. 30), de amplio espectro y sombreros o gorras para cubrir su rostro.
- Procure utilizar ropa suelta y de algodón para evitar erupciones e irritaciones.
- Mantenga su piel humectada, sobre todo el abdomen y los senos para reducir la picazón.
- Utilice limpiadores suaves: Baño Liquido y agua en temperatura ambiente para sus baños; las duchas con agua muy caliente resecan la piel.


Fuente:

Correo del Caroní

21 de Agosto de 2008



No olvides visitar