martes, 19 de agosto de 2008

Masajes: Puro placer


El masaje nace con la experiencia del tacto y está en el primer contacto del niño, en la mano que acaricia o que fricciona justo donde nos duele, en el roce amorosamente íntimo. Los griegos lo utilizaban para alargar la vida de los enfermos de edad avanzada. Conozca sus numerosos beneficios.
Las mujeres adoran las peluquerías. Algunas pagarían todos los días para que les lavaran el pelo. ¿Por qué? La respuesta no está en el shampoo de buena calidad que suelen emplear ni en las ampollas revitalizantes, sino en el simple acto del masaje.
La caricia en el cuero cabelludo gusta porque relaja y porque el contacto directo con el otro es necesario, hace saber al cuerpo que no está solo, le comunica que es querido y mimado. Tan antiguos que uno podría perderse en sus registros, los masajes han sido redescubiertos en los últimos tiempos y se les ha potenciado el uso en diferentes terapias médicas y cosméticas.
Ayudan en todo: para suavizar la piel, para eliminar estrías, para hidratar y nutrir más eficientemente, para dejar en estado de total relax, para reducir centímetros, para favorecer la circulación... Hasta para conseguir mejores resultados en el arte de amar.
Existe tal variedad de masajes que prácticamente hay uno para cada problema. No hacen milagros, pero mantienen siquis y cuerpo en buena forma.
Pero, cuidado: ha llegado a tal nivel su grado de especialización que cada masaje tiene sus propias técnicas y no cualquiera puede realizarlo porque si se comete un error, el efecto puede ser contraproducente.HIDRATAR Y NUTRIR. Se cumplen ambos objetivos empleando aceites. Es un masaje a cuatro manos que combina las técnicas orientales en este tipo de procedimiento con las del quiromasaje tradicional que trabaja los músculos. Es un auténtico lujo porque el dúo de quienes lo realizan coordinan sus movimientos para mantener la misma presión y energía en todos las zonas tratadas. La sensación de relax es total porque no se pierde nunca el contacto con el cuerpo y se mantiene un ritmo constante. SHIATSU. O digitopresión. Es una técnica oriental con la que, mediante la presión de las yemas de los dedos y las palmas de las manos sobre determinados puntos del cuerpo, se pueden aliviar dolores cervicales, lumbares, ciática o tortícolis, así como mitigar el estrés, la ansiedad o el insomnio. Ideal para conseguir una buena sincronización muscular y articular, lo que evita agarrotamientos y contracturas posturales.REDUCIR. Volumen, claro. Lo más utilizado es un masaje manual combinado con la aplicación de un sofisticado aparato de ultrasonido. La acción de ambos permite llegar hasta las capas musculares más profundas, donde existe un mayor cúmulo de grasa. Con el masaje mecánico, a base de rodillos, bolas y microboquillas, se reduce volumen y se mejora la celulitis. El masaje manual reafirma y tonifica los tejidos. DRENAJE. Para tratar problemas circulatorios, retención de líquidos o hinchazón en las piernas, el método más eficaz es el drenaje linfático. Se moviliza la sangre para que ésta fluya libremente por las arterias. El masaje siempre se aplica en dirección ascendente, desde los pies y hasta las ingles. Aunque pueden usarse cremas o algún tipo de aceite, no son necesarios en esta práctica. Cuando la sesión termina, las piernas se notan ligeras. Este masaje está especialmente indicado para aquellas personas que sufran de mala circulación. Se recomienda un drenaje linfático dos veces a la semana. QUIROMASAJE. Era uno de los tratamientos más populares y muy practicado por hombres como Hipócrates, curanderos y chamanes. Su época de gloria surgió el siglo pasado con la escuela sueca del masaje. Sus movimientos básicos se inspiran en técnicas tradicionales desarrolladas en China, Grecia o Egipto. El acento se ubica en el aspecto rehabilitador, terapéutico e higiénico. AROMATERAPIA. La suntuosa sensación del masaje se acentúa con la aromaterapia, que puede relajar, calmar o estimular según los aceites esenciales empleados, cuyas propiedades son terapéuticas. La acción del masaje permite que el aceite penetre en la piel. ALGATERAPIA. Se realiza con diferentes tipos de algas, cuyas características son básicamente adelgazantes (porque ayudan a eliminar grasas localizadas) y depurativas (porque eliminan toxinas). Además, dejan la piel extremadamente suave.FANGOTERAPIA. Los fangos o barros procedentes del Mar Muerto son excelentes cargas de oligoelementos que remineralizan, equilibran y oxigenan el cuerpo. El barro se calienta y se coloca en zonas delicadas. Son efectivos para los dolores lumbares y de la espalda. Básicamente, el barro está constituido por los minerales existentes en la tierra y el agua (hierro, magnesio, manganeso, azufre, zinc, fósforo y cobre), oligoelementos, minerales geológicos y por restos fósiles de animales y plantas que son arrastrados a la superficie por las aguas profundas. Al evaporarse el agua, el barro queda libre de contaminación.HIDROMASAJE. Masajes subacuáticos que actúan en las contracturas y favorecen la circulación. Se dan de manera mecanizada en una bañera específica con múltiples chorros colocados a lo largo del cuerpo. Al agua se le pueden añadir aceites esenciales o una mezcla de agua termal y dióxido de carbono. De esta manera se aumenta la circulación, que favorece los procesos de cicatrización y los trastornos circulatorios


Fuente:

Misionlandia

19 de Agosto de 2008



No olvides visitar