miércoles, 30 de septiembre de 2009

¿Temor a la flacidez?



Representa un síntoma que delata el envejecimiento cutáneo. A la larga, este fenómeno natural es más temido que las arrugas

`Tengo todo blandito` La piel dispone de sus propios tensores naturales, llamados fibroblastos, que son células encargadas de producir el colágeno y la elastina. Con el paso del tiempo, estas células disminuyen su actividad y empiezan a reaccionar negativamente ante cualquier problema añadido, desde el nerviosismo y los cambios bruscos de peso, así como también frente a todos los problemas de nuestro entorno. Las zonas `rojas` Entonces, el óvalo facial empieza a perder definición, especialmente en la zona ocular, alrededor de la boca, en los pómulos, cuello y mentón, donde la piel está peor preparada para sostenerse por sus propias fuerzas. Una posible solución, para cuando llegue este momento, es buscar un buen reafirmante (de ser posible, recomendado por tu esteticista de confianza) antes de que sea demasiado tarde y no tengamos otra salida que una cirugía plástica. Las primeras víctimas Es absolutamente necesario que sepas que el cuello y los párpados serán los primeros en caer vencidos ante la flaccidez cutánea. Esto tiene una explicación lógica: es una parte de nuestro rostro que carece de soporte óseo, casi no tiene músculo y su piel es más fina que el resto. Consejos
Antes de acostarte, hazte una limpieza profunda de cutis, asegurándote de que no quede ningún resto de maquillaje.
Evita, en lo posible, trasnochar demasiado
Duerme al menos ocho horas diarias, con una almohada adecuada (no muy alta, para eliminar la llamada "papada").
Toma suficiente agua y jugos naturales.
Haz gimnasia facial. Una buena técnica es pronunciar exageradamente las vocales (AEIOU-AEIOU-AEIOU). Otra: levanta la barbilla, forzando un poco el cuello. Fuente: enplenitud.com

Fuente:

Info7

30/09/09



No olvides visitar