jueves, 20 de noviembre de 2008

3Votos5 consejos para una vida plenamente saludable


Saca partido a tu energía y aprovecha todo tu potencialPorque a veces son suficientes pequeños ajustes en tus hábitos para ganar autoestima, seguridad, placer y relax.
Besa más:
Este gesto quema 6,4 calorías por minuto, y no sólo esto: según el centro de terapia sexual londinense APF, “el beso libera endorfinas y crea una sensación de bienestar”.
En las relaciones estables el cerebro fabrica, además, oxitocina, hormona asociada al afecto y la ternura. Quizás por eso el pediatra Carlos González, autor de Bésame mucho (Alianza), asegura que besar a los bebés los relaja.
Arthur Sazbo, psicólogo alemán, dice que los hombres que se despiden de su pareja con un beso enferman menos, tienen menos accidentes de tráfico y ¡ganan más dinero!
¿Sabías que...?
El beso siempre fue algo mágico y sagrado.
En los primeros ritos religiosos era un símbolo de cesión mutua de vida y fuerza.
Proviene de la cultura occidental. En el siglo XV no lo practicaban en el Nuevo Mundo.
Con la llegada de los colonizadores se extendió entre los indígenas. Japoneses y esquimales consideran este acto un poco ‘caníbal’. Los romanos clásicos usaban los besos para saber si sus mujeres habían bebido vino.
Ríete
El libro Anatomía de una enfermedad, publicado en 1979 por el editor de revistas Norman Cousins, fue el primero en exponer ante el público una correlación entre el humor y la salud.
Cousins describía cómo superó un problema del tejido conjuntivo, normalmente irreversible, mediante un tratamiento que incluyó, entre otras terapias, películas cómicas de los hermanos Marx.
El humor sirve como una válvula interna de seguridad que nos permite liberar tensiones y olvidarnos de todo. Está demostrado que la risa sirve de ayuda para curar enfermedades, desde una depresión hasta problemas hormonales.
Pon en práctica estos pequeños cambios y mejoraras muchas cosas.
¡Incluso alivia sustancialmente las alergias!
Así que, a curarse a carcajadas.
Lee Los efectos terapéuticos del humor y de la risa, de David García Walker (Siruela).
Por orden en tu vida
Cuando algo no va bien, el caos y la desorganización empiezan a invadir nuestro espacio. La razón es sencilla: el desorden externo es, muchas veces, un síntoma de caos interno.
¿Por qué no te animas y aprendes feng shui?
Algunos creen que sólo se trata de “decoración de estilo chino”. En realidad es una forma para mejorar nuestra vida a través del espacio y para encontrar el equilibrio con la naturaleza que nos rodea.
Algunas de sus pautas son: mantener el hogar siempre limpio, evitar acumular objetos inservibles y mejorar el aroma de la vivienda.
Di no
La asertividad se define psicológicamente como “la habilidad de expresar los deseos de una manera amable, directa y adecuada, logrando decir lo que queremos sin atentar contra los demás”.
Es saber pedir, saber negarse, negociar y ser flexible, algo tan necesario para el ámbito laboral...
Aprende a negarte con una postura relajada, mirar a los ojos y sonreír levemente.
Pórtate bien
Nuestro cerebro necesita las endorfinas u “hormonas de la felicidad” para percibir sensaciones de placer. Son, en realidad, neurotransmisores, producidos por la glándula pituitaria, que combaten el malestar y disminuyen las sensaciones dolorosas.
Los especialistas recomiendan varias formas para estimular las endorfinas: hacer ejercicio, practicar el sexo, amamantar, tomar café o... ‘ser buenos’.
Sí, según una investigación de la Universidad de Michigan, las personas que hacían voluntariado tenían el sistema inmunológico en mejor estado que los que no realizaban esta actividad.
Por eso, practica la bondad:
Sé una oyente activa y alienta a los demás para que hablen de sí mismos; interésate por las personas; muestra simpatía por las ideas y deseos del prójimo; elogia todos los progresos; no critiques.
(belleza.com)


Fuente:

El Mañana

20 de Noviembre de 2008



No olvides visitar