miércoles, 5 de noviembre de 2008

Reglas de oro en la mesa


Una de las situaciones más reveladoras de los buenos o malos modales es el comportamiento en la mesa, frente a los invitados en una ocasión de gala.
"Hasta la Edad Media las normas de etiqueta eran prácticamente inexistentes, fue en la época del Renacimiento cuando comenzaron a depurarse las ‘malas costumbres’ hasta completar el manual de buenos hábitos en la mesa", comenta la experta en etiqueta Graciela Susana Nieto.
Para comportarse con elegancia y dar una buena impresión a quienes compartimos la mesa, la Fundación Nacional para el Desarrollo de Honduras, Funadeh, organizó un seminario.
Lo primero es definir si es invitado o anfitrión del evento; en caso de que sea anfitrión, Nieto recomienda que el éxito de la reunión dependerá en gran medida de su personalidad, experiencia, actitud y carisma.
Si usted es el invitado debe saber comportarse dependiendo del lugar y la ocasión, informarse con anterioridad dónde será el evento y si es formal o informal.
Para que la reunión sea todo un éxito, la especialista aconseja a los oferentes que es de mal gusto invitar a cenar y servir a la medianoche. Otra de las recomendaciones para una velada amena y agradable es nunca tocar temas políticos ni religiosos. "Nunca se debe repetir el buen provecho y gracias más de una vez, especialmente si ya se está ingeriendo los alimentos", señaló.
La decoración
Si el encuentro es formal, la mesa debe decorarse de la siguiente manera: el primer cubierto que será utilizado debe estar más alejado del plato y el último a utilizar, más cercano.
Tiene que haber por lo menos de 50 a 90 centímetros de distancia entre los invitados, para garantizar su comodidad.
A la hora de servir el vino y otras bebidas deberá hacerlo por el lado derecho, la botella se envuelve en una servilleta blanca para que retenga las gotas y mantenga la temperatura.
En cuanto al centro de mesa, dependerá de la forma de ésta, lo importante es que tenga una altura adecuada que no impida la visibilidad entre los asistentes.
Una vez finalizada la cita social espere de 25 a 30 minutos para retirarse después de tomar el café.
Si es invitado, ¿cómo comportarse?
La primera recomendación es ser puntual, vestirse adecuadamente para la ocasión y, sobre todo, tener un buen comportamiento.
Durante la comida debe mantener una buena postura, nunca relajar la espalda sobre la silla, es de mal gusto. La servilleta se coloca sobre las piernas.
Evite hacer ruidos desagradables. Recuerde que el pan se corta con la mano, no con cuchillo. Si son más de siete comensales y la comida está caliente, se comenzará cuando le han servido a las personas de ambos lados; si la comida es fría, se espera a que estén todos servidos.
Los platos calientes no se soplan. Si no gusta de tomar vino deje que el mesero le sirva, aunque no se lo tome, es de mal gusto tapar la copa con la mano.
El cuchillo se utiliza sólo para carnes. Cuando termine de comer no apile los platos ni los corra.
Si tiene que pararse para ir al baño y va a regresar a comer, coloque la servilleta en la silla, no en la mesa, de lo contrario el mesero retirará su plato. De preferencia mantenga el celular en vibrador para no interrumpir los temas de conversación.
Si a diario aplica en su casa los buenos modales se comportará con naturalidad en público.
A la hora de servir
Mantel: No debe mostrar marcas de dobleces, y ha de caer de forma pareja por todos los costados. Para comidas formales y banquetes es preferible el color blanco.
Servilleta: Se coloca doblada, en forma rectangular, sobre el plato llano. Si se va a usar un plato hondo se coloca a la izquierda del comensal, antes de los tenedores.
Copas: Se sitúan de izquierda a derecha, en el orden siguiente: agua, vino blanco, vino tinto y champaña.
Plato de pan: Allí se corta el pan, siempre con las manos. Se sitúan al lado izquierdo del comensal, hacia el centro de la mesa.
Plato llano: Se ubica justo frente al comensal, sobre el plato base. En mesas muy formales la vajilla suele ser blanca y de porcelana.
Cubiertos: Se colocan todos a la vez, alineados y acomodados de acuerdo al orden de uso, desde afuera hacia adentro.


Fuente:

La Prensa.hn

5 de Noviembre de 2008



No olvides visitar