lunes, 10 de noviembre de 2008

Luzca como un verdadero ejecutivo



Se ha dicho en muchas ocasiones que la primera impresión es la que cuenta.
Como ejecutivo de una empresa, tiene la responsabilidad de proyectar en su aspecto la imagen general de ésta. La seguridad, satisfacción y elegancia que pueda transmitir van de la mano con la correcta elección de su ropa y sus accesorios.
Martha Polanco, ejecutiva de ventas, dice que el vestuario depende en gran medida de la compañía en que trabaje, el cargo y el entorno donde realiza sus negocios.
Recomienda poner en práctica esta información y los resultados pueden ser muy favorables. Dice que la camisa clásica blanca, azul clara o de rayas finas no deben faltar en ningún armario, ya que combina con todo.
Siempre debe ser la prenda más clara del conjunto; traje y corbata, siempre más oscuros. Y jamás debe llevar una camisa de manga corta debajo de la chaqueta.
De interés
Polanco explica que si el traje es excesivamente alto o bajo, no debe utilizar tonos llamativos. “Los hombres que tienen los pies muy grandes no deben usar pantalones estrechos. Debe utilizar colores oscuros preferentemente. Y siempre llevar medias lisas”.
Todo ejecutivo de negocios debe tener un surtido de corbatas lisas y de rayas. En cuanto al largo, es aconsejable que lleguen hasta el cinturón.
Las estampadas las usará con camisas lisas y viceversa, aunque debe tener mucho cuidado con los estampados demasiado agresivos en ambos.
En los trajes, los tonos beige, café, azul marino y negro siempre denotarán mayor elegancia. El ejecutivo debe proyectar una imagen elegante y de mucho porte. Tiene que evitar llevar el cuello de la camisa abierto y procurar mantener el botón abrochado.
ConsejosOtro consejo que ofrece la experta es sobre los colores de los zapatos. Indica que los más adecuados son el negro, el café y el vino tinto. El estilo más convencional es el de cordones y horma estrecha.
“No hay duda de que la forma en que vestimos dice mucho de nuestra imagen personal y, nos guste o no, también de la empresa o institución a la que representamos”.
Cuidar nuestra imagen tiene que ser una cuestión prioritaria a la hora de atender el aspecto y la imagen que se desea proyectar al exterior. Pero todo no lo hace la vestimenta que se usa. También el aspecto e higiene son importantes. No se deben descuidar el aseo personal, cabello, manos, uñas y algo que se suele desatender con frecuencia: la limpieza de los zapatos.Como ejecutivo de una empresa, tiene la responsabilidad de proyectar en su aspecto la imagen general de ésta.La seguridad, satisfacción y elegancia que pueda transmitir van de la mano con la correcta elección de su ropa y sus accesorios.
Martha Polanco, ejecutiva de ventas, dice que el vestuario depende en gran medida de la compañía en que trabaje, el cargo y el entorno donde realiza sus negocios.
Recomienda poner en práctica esta información y los resultados pueden ser muy favorables. Dice que la camisa clásica blanca, azul clara o de rayas finas no deben faltar en ningún armario, ya que combina con todo.
Siempre debe ser la prenda más clara del conjunto; traje y corbata, siempre más oscuros. Y jamás debe llevar una camisa de manga corta debajo de la chaqueta.
De interés
Polanco explica que si el traje es excesivamente alto o bajo, no debe utilizar tonos llamativos. “Los hombres que tienen los pies muy grandes no deben usar pantalones estrechos. Debe utilizar colores oscuros preferentemente. Y siempre llevar medias lisas”.
Todo ejecutivo de negocios debe tener un surtido de corbatas lisas y de rayas. En cuanto al largo, es aconsejable que lleguen hasta el cinturón.
Las estampadas las usará con camisas lisas y viceversa, aunque debe tener mucho cuidado con los estampados demasiado agresivos en ambos.
En los trajes, los tonos beige, café, azul marino y negro siempre denotarán mayor elegancia.El ejecutivo debe proyectar una imagen elegante y de mucho porte. Tiene que evitar llevar el cuello de la camisa abierto y procurar mantener el botón abrochado.
Consejos
Otro consejo que ofrece la experta es sobre los colores de los zapatos. Indica que los más adecuados son el negro, el café y el vino tinto. El estilo más convencional es el de cordones y horma estrecha.
“No hay duda de que la forma en que vestimos dice mucho de nuestra imagen personal y, nos guste o no, también de la empresa o institución a la que representamos”.
Cuidar nuestra imagen tiene que ser una cuestión prioritaria a la hora de atender el aspecto y la imagen que se desea proyectar al exterior. Pero todo no lo hace la vestimenta que se usa. También el aspecto e higiene son importantes. No se deben descuidar el aseo personal, cabello, manos, uñas y algo que se suele desatender con frecuencia: la limpieza de los zapatos.


Fuente:

La Prensa.hn

10 de Noviembre de 2008



No olvides visitar