domingo, 30 de noviembre de 2008

¿Quieres comprar una crema? Coge el diccionario


Regeneración celular, terapia génica, hormonas de crecimiento, bioingeniería, dermobiótica... El lenguaje técnico y científico está cada vez más presente en la descripción de los productos de belleza y en sus campañas publicitarias.
var GB_ROOT_DIR = "scripts/greybox/";

G. Sánchez
Madrid.- Las firmas cosméticas han comprobado el éxito que cosechan cuando utilizan términos de la ciencia más avanzada. El año pasado, las empresas de este sector introdujeron 311 productos faciales que prometían trabajar la piel a un nivel celular. Los expertos saben que la utilización de esta jerga otorga a las cremas una ventaja diferencial respecto a las demás, un aire de alta tecnología, y justifica el precio, normalmente más elevado que la media.
La firma Priori lanzó la primera y única línea de cuidado de la piel basada en la bioingeniería, que combina los procesos naturales con el diseño molecular específico. Su línea Advanced Aha (basada en Alfahidroxiácidos) incluye un gel de perfección facial (50 euros).
Artistry, marca de cuidado de la piel de Amway, incluye la cardiolipina —un lípido que contribuye a reintegrar y estabilizar las moléculas esenciales para la piel— en su última revolución cosmética: la Crema Luxury (267 euros), consiguiendo que la piel se comporte como si tuviera 15 años menos.
Juvena of Switzerland usa en Eye Optimizer (75 euros) la nanotecnología, que proporciona todo el día la rutina a la piel, un ingrediente con efecto antioxidante y protector de los radicales libres.
El tratamiento revolucionario de Vichy, Cellebiotic (22,50 euros) está elaborado con un probiótico que refuerza las defensas celulares y activa su función protectora, con la vitamina B8, que recarga las células de energía.
Biotherm apuesta en su cosmética por la dermobiótica como un tratamiento que activa el corazón de la piel (dermo) y la vida celular (biótica) gracias a la actividad única del Plancton Termal Puro capaz de estimular la enzima de la vida de la piel. Con esta fórmula ha creado Rides Repair (62 euros) que reparan las arrugas desde la primera aplicación.
Strixaderm, firma de dermocosmética, utiliza asociaciones de péptidos para estimular la renovación celular y la síntesis de colágeno.
En Germaine de Capuccini, el último avance científico ha sido el complejo Longevity Guard, elaborado a partir de una combinación de péptidos extraídos del arroz, que estimula la acción de las sirtuinas, conocidas también como los genes de la longevidad.


Fuente:

La Gaceta.es

30 de Noviembre de 2008



No olvides visitar