lunes, 3 de noviembre de 2008

La imagen vale más que mil palabras


Los gestos, la postura corporal, la sonrisa, la forma de vestir, entre otros aspectos, se encargan de ofrecer la primera impresión que una persona tiene de otra. Dicen los expertos que es fundamental porque esa imagen dura hasta 20 años, y es difícil revertirla cuando es negativa.
Las investigaciones demuestran que en los 5 primeros segundos de conocer a otra persona ya se forma la primera impresión de qué tipo de ser humano es el que se tiene en frente. A la vez, los primeros tres o cuatro minutos determinan una imagen general de lo que esa persona es ante los ojos del que la mira. Con ese par de datos, de más está decir, la importancia que este primer flash tiene para cualquier ser humano en su vida cotidiana y ni hablar en su vida profesional y laboral."En la imagen se conjugan factores como experiencia e historia personal, herencia, espíritu y estados anímicos. El juicio que se hace de una persona depende de los primeros tres o cuatro minutos. La imagen que se obtiene en ese lapso dura veinte años y es muy difícil hacerla desaparecer o cambiarla. No tendrá jamás una segunda oportunidad de causar una primera buena impresión", explican Federico Molina y Germán Peralta, directores de Refugio Taú, lugar dedicado a la reeducación alimentaria, actividad física y mejoramiento integral de la imagen personal.Cuando se habla de la primera impresión no sólo se refiere a aquello que se ve, si no que hay múltiples factores que se fusionan con el aspecto físico.Elio Azerrad, consultor de empresas y encargado de imagen corporativa, sostiene que "la primera impresión es una sensación de que una persona puede ser de determinada manera o con determinadas características. En la imagen prima lo que uno pueda transmitir con su vestimenta, con sus gestos, su discurso, los lugares a los que elige asistir o no, y la forma en que piensa también construyen imagen. Es un conjunto de atributos que definen a alguien a prima fascie".Claro que además de la primera impresión, también puede construirse una imagen para lograr objetivos, siempre que se parta de características reales."La imagen se puede cambiar en la medida que alguien trabaje sobre ella, pero siempre con una base de autenticidad, de otro modo no sirve porque uno transmite lo que tiene adentro. Hay gente que forma su imagen desde lo que hizo, es el caso de Sarmiento que pese a su carácter o su gesto, tiene una imagen positiva por todo lo que hizo. Cada uno forma imagen negativa o positiva no sólo desde su aspecto sino también desde su hacer", explica Azerrad.La imagen no es nada más que una construcción de la verdad. "No se puede construir sobre lo ficticio, uno no puede hacerse el simpático sin serlo o no puede mostrarse como apasionado para conseguir un objetivo si no lo es. Eso es percibido por el otro con facilidad", sostiene.Oscar Gutiérrez, propietario de agencia Mannequen`s Models, dice que "la imagen es muy importante, sobre todo para la mujer. De hecho quienes con menos impactantes tienen menores posibilidades de ocupar ciertos cargos que las que tienen buena imagen. A nivel laboral, si el que entrevista es un varón le da más importancia al impacto visual que a otra cosa, en cambio si la que entrevista es una mujer le da más prioridad a su capacidad de trabajo, ve una proyección en la tarea que va a desarrollar. La mujer es mas autentica para elegir imagen".La realidad indica que en estos momentos una persona que desea ocupar un cargo, buscar un empleo, y hasta ser aceptada socialmente, debe contar con una muy buena imagen."Para alcanzar ese objetivo lo primero es aceptarse a uno mismo. Muchas veces no lo hacemos y por eso se acude tanto a cosas artificiales. Lo principal es sentirse seguro porque si alguien perdió un diente, por citar un ejemplo, y tiene una entrevista de trabajo tendrá un nivel de impacto menor porque no se siente cómodo con su propia imagen. Igual si va despeinado o se manchó la ropa con algo, entre otras posibilidades. Somos esclavos del espejo por eso es tan importante que uno se guste, que nuestra autoestima este bien", dice Gutiérrez.La imagen es, sin lugar a dudas, un mensaje tanto para el otro como para uno mismo. "Mirarse al espejo es descubrir constantemente el interjuego entre aquello que deseamos y lo que hasta el presente hemos construido, además es confrontarse con las propias creencias sobre uno mismo. Quién no se ha parado frente al espejo y ha comenzado a pensar ya sea positiva o negativamente sobre sí mismo. Lo bueno es saber y creer que la imagen puede construirse y que siempre habrá alguien capaz de percibirnos armoniosamente", asegura Federico Molina.Una mirada, un gesto, la expresión del cuerpo, una sonrisa, el peinado, la vestimenta, todo suma, siempre y cuando tenga un sustento de realidad que deje ver en un instante lo que una persona puede ser más allá de su apariencia.Cómo trabajar el aspecto personalSi alguien se propone cambiar su imagen personal puede lograrlo partiendo desde sus propias posibilidades. El equipo de trabajo de Refugio Taú, lugar destinado a mejorar la calidad de vida de personas con sobrepeso y la imagen recomienda tener en cuenta los siguientes aspectos:* Mejorar la calidad de vida para lograr una transformación positiva y potenciar las propias capacidades.* Analizar la imagen que presenta una persona desde la actividad física, ya que eso permite ver cuáles son las posturas habituales que adopta, cuáles son sus posibilidades y dificultades de movimiento y usar también estos datos para definir el foco del trabajo. Las últimas tendencias en fitness grupal apuntan a no utilizar el espejo de fondo al instructor en las clases por varios motivos. Uno es que la atención del alumno se concentra casi exclusivamente en su propia imagen perdiendo de vista por ejemplo la técnica del instructor que está capacitado para ser un modelo de ejecución física correcta. Otra, es que puede actuar de disparador de emociones negativas.* Al trabajar sin el espejo, las personas se liberan de estar emitiendo juicios sobre sí mismos y pueden focalizarse en cumplir los verdaderos objetivos de una clase por ejemplo la capacidad cardiorespiratoria, coordinación, flexibilidad, etc. Sin embargo el espejo devuelve la imagen real de uno mismo por lo que, bien utilizado puede ser una fuente considerable de aprendizajes tanto corporales como mentales.* Además de estar en forma, bronceada/o y con un look a la moda, es importante saber combinar la vestimenta de tal manera que esto favorezca la actitud personal. Hoy en día es muy importante la expresión a través de los colores, los diseños novedosos, la comodidad en conjunción con la actitud personal de sentirse bien consigo mismo. Todo es importante porque cada ser es su propia carta de presentación al mundo, pero como condición básica es importante que cada cambio hay que hacerlo convencido y espontáneamente, las cosas impuestas, por la sociedad, la familia, etc, no sirven, la idea es sentirse cada vez mejor.* Las últimas tendencias incitan cada vez más a incorporarse a esta oleada de belleza de ser parte de aquello que anteriormente estaba reservado sólo a estrellas de cine. Hoy día, con todas las herramientas disponibles, todos pueden brillar. Sentirse bien es una posibilidad cada vez más concreta y debería ser un estímulo saludable y no una obsesión para lograr la aceptación social. Qué hacerGermán Peralta, entrenador de AFA (Actividad Física Adaptada), explica que los factores que inciden en la primera impresión son básicamente cinco * "Qué es lo que hacemos".* "Qué es lo que decimos".* "Cómo lo decimos". Todo esto vinculado a la propia autoestima, es decir al convencimiento sobre las propias capacidades.* La expresión corporal -postura normalmente erecta, mirada directa, sin ser incisivos, sonrisa amable, entre otros. Tener presente que el cuerpo habla más de lo que se imagina. * La apariencia.Asesores nacionales: Los primeros cinco segundosLa imagen ofrecida por un postulante durante la primera entrevista de trabajo puede ser determinante a la hora de ser elegido, o no. Asesores de imagen nacionales dan su opinión sobre los puntos básicos a tener en cuenta:"Conviene vestirse adecuadamente para lograr el mejor impacto en este primer acercamiento laboral. Pero dependerá de la posición a la que se postule y dónde se haga la entrevista. En todos los casos es mejor apelar a un estilo discreto y clásico, dejando de lado los colores muy llamativos, arreglos fantasiosos o accesorios extravagantes", dice Ernesto Aguirre, profesor de Psicología del Trabajo de la UBA y titular de Ciocca & Aguirre Consultores en Selección y Evaluación de Personal.Según Gisella Gulli, directora de Making Of, empresa de asesoramiento de imagen, "los primeros cinco segundos de la entrevista son los más importantes ya que se comunica de forma no verbal lo que quiere transmitirse. Nunca deben usarse minifaldas, fragancias muy fuertes, maquillaje llamativo, escotes muy profundos ni transparencias. Y en el hombre, el cinturón de cuero es muy importante. Además, deben arreglarse los pelos de la nariz y usar medias que al sentarse no se caigan".Ana Walsh, asesora de imagen y directora de Ana Walsh Imagen y Comunicación, dice que "si hay dudas del estilo que se va a usar, puede acercarse a la empresa y ver cómo se visten los empleados. Si la compañía es tradicional, el hombre usará traje de color discreto (gris o negro), corbata lisa o con pequeños detalles y camisa blanca. Si el cargo es gerencial, la camisa va con gemelos. Para la mujer, blazer y pollera, o vestido por debajo de la rodilla con un pañuelo al cuello o un collar, sin exagerar con los accesorios. Los zapatos, con taco medio; la cartera, de tamaño intermedio cerrada, y jamás cargar bolsas. Si el cargo es creativo, el look es más casual. Allí la personalidad, la actitud y el estilo puede lograrse con el vestuario. Evitar el jeans y las zapatillas gastadas".


Fuente:

Diario de Cuyo

3 de Noviembre de 2008



No olvides visitar