miércoles, 12 de agosto de 2009

El arte del masaje


Las presiones cotidianas someten al cuerpo y a la mente a momentos de estrés que, en ocasiones, parecen no acabarEl cansancio produce mal humor, un bajo rendimiento y, sobre todo, dolores que se acumulan en los músculos, pero, por lo regular, la gente tiene tiempo para todo, menos para sí misma.
Por ello, regalarse un momento para descansar y olvidarse de todo siempre viene bien. Los masajes relajantes son un medio efectivo para renovar energías y sentirse como nuevo.
El spa Sakkara, ubicado en Interlomas, tiene una amplia gama de tratamientos que prometen hacer desaparecer las preocupaciones y la tensión. "El ritmo de vida nos obliga a correr de un lado para otro, a veces impide que podamos realizar ejercicio, por eso un masaje nos ayuda a relajarnos y sentirnos tranquilos.
Estar en armonía con nuestro cuerpo ayuda a prevenir, incluso, problemas como la gastritis y la colitis, pues nivela el sistema digestivo", explicó la terapeuta corporal Claudia López.
"Es importante dedicarnos un tiempo a nosotros mismos. Una hora nos da la oportunidad de poder salir totalmente relajados y disfrutar un momento sin pensar en lo que tenemos pendiente".
El Sakkara Relax, uno de los servicios que ofrece este spa, es efectivo desde la primera vez que se recibe, pero es recomendable tomarlo una vez por semana o cada 15 días para mantener el cuerpo en equilibrio y prevenir el estrés.
Las personas que lo utilizan con mayor frecuencia van de los 20 años en adelante, pero puede aplicarse a bebés, niños y adultos mayores.
Al estar bajo presión se presentan dolores de cabeza, piernas o brazos.
Esto puede ser señal de que el cuerpo está pidiendo reposo y recibir un masaje se convierte en una terapia que ayuda a crear un descanso completo.
"En las cabinas de masaje hay una atmósfera a media luz, con velas y aromaterapia, la música evoca lugares tranquilos, de la naturaleza, como las olas del mar.
Como terapistas, coordinamos la respiración con quien recibe el masaje para estar en sintonía y poder trabajar juntos en su relajación.
"Empezamos boca arriba de los pies a la cabeza y después boca abajo en la misma dirección, para terminar en la espalda.
El recorrido ascendente responde al sentido de la circulación, además, en los pies están muchas terminales nerviosas que al ser estimuladas hacen que nuestro organismo reaccione", señaló.
Durante la sesión, que puede ser de 30, 60 o 90 minutos, se utilizan aceites con esencias como la lavanda que ayuda a eliminar la tensión y se realiza únicamente con las manos, lo cual ayuda a modular la presión de acuerdo a cada parte del cuerpo.
El ambiente, los aromas y la tensión que desaparece poco a poco del cuerpo, hacen que las personas se encuentren tranquilas y listas para seguir en el día a día.
17 razones para tomar un masaje, según el spa Sakkara
-Restablece el balance de la energía y la vitalidad.
-Aumenta la capacidad de relajación y el pensamiento creativo.
-Reduce la presión arterial, el ritmo cardiaco, el dolor de cabeza, la tensión y el insomnio.
-Reduce la celulitis.
-Consolida el sistema inmunológico, ayuda a la regeneración celular y eleva el metabolismo.
-Eleva la química del cerebro y relaja el sistema nervioso.
-Mejora la elasticidad de la piel, la rejuvenece y la afirma.
-Produce una relajación atenta y el bienestar total.
-Bombea el sistema linfático, limpiando y eliminando toxinas.
-Aumenta la fuerza muscular, el rango de movimiento y la flexibilidad.
-Ayuda a relajar y calmar los espasmos de dolor y los músculos adoloridos.
-Incrementa la circulación, la oxigenación y la nutrición celular.
-Mejora el funcionamiento del aparato digestivo.
-Promueve una mejor respiración y una concentración más eficaz y profunda.
-Ayuda a disminuir la irritabilidad, la hinchazón y los síntomas de la menopausia.
-Reduce el estrés de las hormonas aliviando el dolor, la fatiga y la depresión crónica.
-Estimula el desbloqueo de endorfinas y reduce el dolor de manera natural.


Fuente:

El Mañana

13/08/09



No olvides visitar