viernes, 7 de agosto de 2009

Lenguaje no verbal, tu carta de presentación


Cada ser humano tiene una personalidad que proyecta a través de su comportamiento, su manera de hablar, sus gestos, sus modales, la postura de su cuerpo, su forma de vestir, de moverse, etcétera.
Proyectamos seguridad o inseguridad con nuestro lenguaje no verbal, antes de decir una sola palabra. Esa es la gran importancia de la primera impresión. Tu presencia es, por lo tanto, tu principal tarjeta de presentación; es el primer impacto a través de tu imagen, por lo que pensando en tu cuerpo como en el estuche que contiene lo que verdaderamente eres, tú dirás si vale la pena poner especial cuidado a tu arreglo personal.
Además, nuestra autoestima se eleva considerablemente cuando nos sentimos seguras de que nuestra presentación es impecable y una presentación impecable es, al mismo tiempo, la manifestación de una alta autoestima.
Considero que en lo que se refiere al arreglo personal, el color es el punto de partida. Son tres los efectos que producen los colores que usamos: Cuando se encuentran en armonía con tu colorido personal, el efecto es impactante; si no existe esa armonía, te ves demacrada y hasta podría parecer que estás enferma y, en el tercer caso, lo que verdaderamente llama la atención es el color, y ese, no es el objetivo; el objetivo fundamental es que tu te veas resplandeciente.
Las mujeres cuentan con múltiples recursos y es nuestra decisión usarlos como aliados o como enemigos. Un buen corte de cabello, el cuidado de la piel, el maquillaje adecuado, la ropa que utilizamos de acuerdo a la estatura, proporciones corporales y a la ocasión, los zapatos y accesorios indicados y una buena alimentación, influyen en el logro de esa imagen impecable de la que hablamos y que, combinados con una buena postura, un hablar claro y una actitud positiva, entre otros aspectos fundamentales, dan por resultado una personalidad atractiva y carismática.
RDS


Fuente:

Mundo 52

07/08/09



No olvides visitar