viernes, 14 de agosto de 2009

Labios sanos e hidratados


Los labios resecos no sólo te dan un aspecto lúgubre, descuidado y poco atractivo, también son el reflejo de los malos hábitos que a diario deterioran esa frágil zona del rostro. Rutinas como humedecerlos pasando la punta de la lengua sobre ellos, estirarlos cuando están resecos, o frotar el uno contra el otro como signo de estrés, son sólo algunas de las más comunes. Para contrarrestar los efectos de estas malas costumbres y las secuelas del paso del tiempo, es necesario hidratarlos constantemente ya que son una parte muy sensible y delicada que no tiene células protectoras que eviten su resequedad. Stella Durán en su libro Belleza y algo más te aconseja cómo hacerlo: 1. Masajea los labios con vaselina utilizando una toalla suave. Haz los movimientos a manera de exfoliación para retirar las escamas. 2. Si tus labios tienen pequeñas cortaditas o aberturas, utiliza bolsas de té mojadas en agua muy fría para disminuir el dolor y la hinchazón. 3. Los labios no se broncean, se queman. Por eso es importante que utilices un protector solar ya sea en una barra humectante o en un labial que lo contenga. Elige el labial adecuado Por más fino que sea tu labial, éste tiende a desaparecer cuando hablas o comes. Esto ocurre, entre otros factores, porque no tienes en cuenta tu tipo de piel cuando eliges un producto para tus labios. Aprende cómo maquillarlos dependiendo de si tu piel es normal, seca, mixta o grasa. Normal: Puedes utilizar la mayoría de los labiales que ofrece el mercado pero ten en cuenta que debes aplicarlos con un pincel luego de delinear con el lápiz. No pongas la barra directamente sobre la piel. Seca: Compra labiales cremosos que humecten y aplícalos con un pincel. También es recomendable que uses brillo para dar la sensación de volumen e hidratación. Grasa: Antes del aplicar el labial, pon una ligera capa de polvos sobre tus labios para evitar que el color se corra. Escoge labiales secos y poco cremosos que se fijen con mayor facilidad. Mixta: La técnica es la misma que deben usar las mujeres con piel grasa. Trucos para un buen maquillaje Si tienes labios gruesos, pon un poco de base o corrector alrededor de ellos y delinéalos por dentro del contorno natural. Prefiere los colores oscuros en dos tonos para disimularlos. Si por el contrario tus labios son delgados, traza el contorno por fuera alargando ligeramente la línea natural. Rellénalos con un labial de un tono más claro y brillante del que utilizaste para delinearlos. Si uno de tus labios es más grueso que el otro, entonces delinea por fuera el más delgado y por dentro el de mayor grosor. Evita usar tonos brillantes. Para reconocer el color adecuado según tu tipo de piel, prueba el labial en la yema de tus dedos. El tono de esta área de la mano es muy parecido al color natural de tus labios. Dale a tu boca ese aspecto jugoso y sensual delineando tus labios con un color marrón. Rellénalos con un tono más brillante y claro.


Fuente:

Revista Fucsia

14/08/09



No olvides visitar