jueves, 4 de diciembre de 2008

Buenos modales en la mesa, una lección para aprender desde niños



Las normas básicas que rigen el actuar del individuo comienzan por la casa; por esta razón es labor de quienes comparten los primeros años de los menores el crear un ambiente en que sepan convivir, sin imponer a los demás a tolerarlos.Una vez que el pequeño comience a utilizar su propia mano para comer, conviene que la enseñanza se imparta con paciencia, dulzura y firmeza, de manera que llegue a convertirla en algo propio y así mismo a aplicarla de manera espontánea.Por informales que se hayan vuelto las costumbres, el saber comportarse en la mesa jamás pasará de moda; por lo tanto, lo que se debe hacer es empezar a impartir estas enseñanzas, desde que el ser humano es consciente. El practicarlo se convierte en un pasaporte que abre puertas y, de igual manera, puede ser factor determinante para ser valorado en cualquier ambiente. Al respecto, nos llegó la siguiente pregunta.Soy una madre inquieta por la buena formación en hábitos sociales de mis hijos; quisiera saber acerca de los modales que un niño debe practicar a la hora de presentarse en un restaurante y, especialmente, cuando va a comer en el colegio. Los profesores no dictan clases de etiqueta y protocolo en la mesa, pero sí la exigen. También deseo saber cómo deben utilizar los cubiertos.IsabelPrevio a sentarse a la mesa, los niños debe prepararse, ir al baño, lavarse las manos, revisar que queden impecables, para esto es preciso proveerles de lo necesario (cepillo de uñas, además de jabón y toalla limpia). Si tiene puesta una cachucha, debe quitársela para sentarse a la mesa, peinarse y organizar su vestuario. Jamás debe ocupar su lugar desarreglado; si es temprano, debe haberse cepillado previamente los dientes, peinado y ponerse una bata antes de empezar a comer.Si se está en vestido de baño, es necesario cubrirse el pecho y calzarse. Así mismo, tan pronto llamen a la mesa, se deja lo que se esté haciendo y se espera la indicación de quien preside antes de ocupar el respectivo lugar.Lo primero que se hace al sentarse es tomar la servilleta, que debe estar a la izquierda o encima del plato, se desdobla y ubica encima de las piernas, donde se deja hasta levantarse.La posición correcta es erguida, con la espalda recta y los codos doblados a los lados del cuerpo, de manera que las manos estén encima de la mesa mientras se come. Las piernas deben permanecer quietas y con los pies debajo de las rodillas.Para comenzar a comer, se espera que lo haga quien preside y que todos se hayan servido. Jamás se levanta de la mesa sin permiso, ni antes de que acaben los demás.El cubierto se lleva a la boca, no la boca a la comida. El pan no se muerde, sino que cada porción se quiebra con la mano y se lleva a la boca. Los cubiertos se toman por la empuñadura y mientras se come, se orientan a tocar el plato; no se dejan suspendidos con los extremos hacia arriba, ni se descansan en forma de puente, con la punta apoyada en el plato.La cuchara nunca se deja adentro de una bebida.Los niños que reciben normas de educación y convivencia desde pequeños, llegarán a ser unos seres humanos seguros, adaptados y aceptados. Una buena herramienta para la vida. DIANA NEIRACONSULTORA DE IMAGEN. ENVÍE SUS PREGUNTAS, INQUIETUDES Y COMENTARIOS RELACIONADOS CON ETIQUETA, PROTOCOLO E IMAGEN AL CORREO susombra@gmail.com O A LA AVENIDA ELDORADO NO. 59-70, REDACCIÓN.

Fuente:

El Tiempo

4 de Diciembre de 2008



No olvides visitar